20150504123636-cuba-havana-coco-taxi.jpg


6:33:49 a.m.

Las numerosas visitas en abril a Cuba de empresarios no solo de Estados Unidos sino también de Gran Bretaña, Holanda, España y Japón parecen demostrar el interés internacional por el mercado cubano y sus potencialidades.

Esas estancias aumentaron visiblemente en el último medio año. Los viajes empresariales se mezclaron con los de personalidades oficiales acompañadas por hombres de negocios, hecho que se debe tanto al "deshielo" con Washington como a los cambios en las reglas cubanas para recibir capitales foráneos.

Los analistas no descartan por otra parte como factor clave la creciente competencia de los mercados más poderosos del mundo sobre el latinoamericano ni tampoco, en el caso de los países europeos, la influencia del diálogo que adelanta Cuba con la UE para mejorar sus relaciones bilaterales.

De una u otra manera, los arribos a La Habana no cesan, como demuestran las incesantes llegadas a lo largo del mes de abril.

Desde Estados Unidos visitaron Cuba por ejemplo la líder de la asamblea estatal de California, Toni Atkins; el gobernador de Nueva York, Andrew Cuomo, acompañado por un grupo de empresarios, y una delegación comercial de Dallas, Texas. También estuvo en La Habana una representación comercial británica que logró acuerdos por unos 400 millones de dólares y una delegación de empresas holandesas especializada en diferentes sectores (dragado, marítima, agricultura, energía renovable y salud).

España desarrolló a mediados de abril en La Habana un foro empresarial, delegación encabezada por el secretario de estado de Comercio, Jaime García-Legaz.

En todos los casos, las autoridades cubanas explicaron los objetivos de la nueva ley nacional para la Inversión Extranjera y las ofertas en ese sentido de la Zona Especial de Desarrollo Mariel, situada a 45 kilómetros al oeste de La Habana, que pretende convertirse en la puerta del comercio exterior y las inversiones en la isla.

Desde Asia, el 30 de abril arribó por otra parte el ministro japonés de Asuntos Exteriores, Fumio Kishida, para una visita hasta el 3 de mayo: la primera de un canciller del Japón a la isla del Caribe. Kishida fue por otra parte recibido ayer sábado por el ex presidente Fidel Castro.

Esta "oleada" de visitantes probablemente no disminuya en mayo. El día 11 próximo llegará a La Habana el presidente francés François Hollande, la primera visita de un mandatario occidental desde que se divulgó el "deshielo" con Estados Unidos, el 17 de diciembre pasado.

Por el momento, los acuerdos firmados son pocos. Ese resultado inicial sería lógico en el contexto de las relaciones de Cuba y Estados Unidos ante las cuales persiste un obstáculo colosal, el embargo de 54 años que aplica Washington a la isla. En el caso del "resto del mundo" a la necesidad de compaginar con la cubana economías totalmente diferentes y basadas en el libre mercado.

Para Cuba, que necesita 8 mil 710 millones de dólares en inversiones extranjeras para impulsar 246 proyectos en 11 sectores económicos, los numerosos viajeros que recibe pueden convertirse a corto plazo en dinero "fresco", una bonanza que necesita su economía con urgencia.

(Fuente: ANSA / Francisco Forteza)