20150326135423-cuba.jpg

 

7:56:24 a.m.

Un robusto café, un aroma que contiene toda la pasión de Cuba y un sabor con delicadas notas a semilla de cacao, caramelo, tabaco y uvas es la esencia de Flor de Yateras, el café que presentó la Fundación Malongo en la más reciente edición de la Semana de la Francofonía en Cuba.

Quienes asistieron en el Hotel Sevilla de La Habana a la noche de degustación de platos típicos de cada país francófono comprobaron, de primera mano, por qué Flor de Yateras es ya, sin dudas, un éxito.  Durante la presentación, el director del proyecto “Los caminos del café” de la Fundación Malongo, Olivier Perpoint, declaró a la Revista Excelencias, que esta bebida resulta un excelente elemento cultural que une a Francia y a Cuba.

La Fundación Malongo y la Oficina del Historiador de la ciudad de Santiago de Cuba llevan a cabo “Los Caminos…”. A juicio de Perpoint, la plantación cafetalera La Fraternidad en esa oriental provincia cubana es la puerta de entrada a este vasto universo histórico-cultural que ha sido y es punto de encuentro entre las dos naciones.

En el caso de Flor de Yateras procede de las plantaciones cultivadas por agricultores franco-haitianos en Cuba, cuya región es ahora protegida por la Unesco. El acuerdo entre Malongo y las instituciones cubanas permite el desarrollo de la innovación en métodos medioambientales para revivir esta cepa.

Al referirse al trabajo de la Fundación Malongo, dijo que estimula la conservación y la valorización de patrimonios materiales e inmateriales relacionados con el café, además de iniciar y dirigir programas que vinculan la cultura y la educación.

Durante el evento, fue presentada la máquina para hacer café EK´OH, especial para el mercado cubano gracias a la Compañía Turística Habaguanex S.A.Esta funciona con pequeñas dosis de papel que contiene siete gramos del estimulante, lo justo para hacer un buen expreso.

Al respecto, el embajador de Francia en el país, Jean-Marie Bruno, dijo que la máquina es perfecta, tiene una buena presión y es muy fácil de manejar. Además, mostró satisfacción por tener excelentes relaciones con Cuba. 

Malongo fue fundada en 1934 con una pequeña torrefactora familiar en la ciudad de Niza. En los años 90 establece el comercio equitable y la agricultura biológica como modo de operaciones. Hoy es una empresa reconocida en Francia, Mónaco, Suiza y Bélgica.

La gama gourmet está formada por 4 puros orígenes: Congo, Laos, Cuba y Sao Tomé. Es en 2011, cuando la Sociedad Malongo entra en Cuba, específicamente en la producción y comercialización de café en la zona de Yateras. De la mano de esta, también llega la Fundación Malongo para desarrollar “Los Caminos del Café”. 

(Fuente: CND)