20150323044122-orioles-cuba-1999.jpg

 

11:33:17 p.m.

La organización de las Grandes Ligas estadounidenses, la Major League Baseball (MLB), podría celebrar un partido de exhibición en Cuba en los inicios de 2016, según dijo el jueves a The Wall Street Journal el comisionado Rob Manfred.

En marzo de 1999, en La Habana, los Orioles enfrentaron a una selección cubana como parte de un intercambio que incluyó un segundo partido en Baltimore semanas después. Recientemente, los propios Orioles y los Medias Rojas de Boston habrían expresado interés en realizar choques de exhibición en la Isla durante la primavera, según reportes de la prensa norteamericana.

Sin embargo, por ahora no ha sido posible. A inicios de mes, el presidente del sindicato de jugadores, Tony Clark, dijo a periodistas que hubo conversaciones sobre la posibilidad de jugar partidos de pre temporada en el país caribeño, pero no hubo suficiente tiempo para ultimar detalles. “No pudimos esta vez”, afirmó, y agregó que, no obstante, “en algún momento podría haber un juego de los entrenamientos de primavera en Cuba, aunque es difícil decir cuándo”.

Ahora, en sus declaraciones el jueves a The Wall Street Journal, Manfred señaló que las reacciones que la MLB ha recibido de parte de funcionarios del gobierno de Barack Obama le hacen confiar en que “habrá un juego de entrenamiento de primavera en Cuba en 2016, aunque no está claro aún si será un solo partido o varios”.

“La respuesta de esos funcionarios y el punto en que estamos en nuestro calendario de 2015 hacen que el momento más probable sea el entrenamiento de primavera de 2016”, dijo el directivo, quien agregó que “no es cosa de tres días organizar un juego de exhibición en Cuba. Se necesita tiempo previo para organizarlo, para transmitirlo en la forma en que lo amerita”.

Un juego de exhibición en Cuba —continuó el reporte— sería el primer paso hacia lo que la MLB espera sea una presencia amplia en la Isla, que, en palabras de Manfred, “es una gran fuente de talento”.

En la última temporada 25 jugadores nacidos en Cuba tomaron parte de los juegos de las Grandes Ligas, el número más alto desde 1970. Manfred destacó que Cuba “es un país donde el beisbol es parte de la cultura, al igual que en Estados Unidos”.

Bajo las regulaciones que impone el bloqueo a la Isla, los jugadores cubanos deben establecer residencia en un tercer país antes de firmar contratos con equipos de la MLB, una circunstancia que ha favorecido la emigración ilegal.

Una reciente disposición de la OFAC señala que los cubanos no necesitan ya licencias especiales del Departamento de Estado, solo firmar una declaración en la que, entre otras cosas, deben declarar que han establecido residencia fuera de su país, y que no pretenden volver.

En opinion de Manfred, no se necesita esperar a que el Congreso levante el bloqueo para facilitar las relaciones de la MLB con Cuba. “Son suposiciones, porque no tengo suficiente información, pero pienso que habrá un esfuerzo importante para regularizar el flujo de talentos, aun en un escenario en que no sea completamente levantado el embargo”.

Al respecto -y dado que hay varias modalidades de ingreso de jugadores internacionales a la MLB- no está claro el método que se establecería para los cubanos.

Manfred declinó aventurar qué modelo se instauraría -el japonés o el dominicano, por ejemplo-, pero aclaró que cualquier sistema estaría sujeto a negociación con las autoridades cubanas. “Voy a tener una negociación sobre este tema en algún momento”, dijo.

Ningún equipo de la MLB ha repetido la experiencia de los Orioles desde su encuentro con la selección cubana. Entre los espectadores de aquel juego de marzo de 1999 estaba Patrick Leahy, uno de los congresistas que ha impulsado el giro de la política estadounidense hacia Cuba.

Si el béisbol no ha dado el paso, el fútbol ya le tomó la delantera, luego de que el club New York Cosmos confirmara que jugará a inicios de junio en La Habana contra un seleccionado cubano.

Los Orioles miran a más corto plazo 

Mientras la directiva de la Major League Baseball y la asociación de jugadores miran a 2016 como un año más favorable para uno o más partidos de exhibición de pretemporada en Cuba, los Orioles creen posible aún organizar un encuentro antes del inicio de la campaña regular, que arranca el 6 de abril, si logran luz verde de la MLB y el sindicato de jugadores.

Según The Baltimote Sun, que citó una fuente de la industria, los Orioles ya pasaron en 1999 por los procedimientos para ir a jugar a La Habana y creen que esa experiencia puede ayudarles a hacerlo todo en un breve tiempo.

Por eso, y convencidos de que el béisbol puede contribuir a un mejor clima entre ambos países, los Orioles aún no han descartado la idea de ir a la Isla esta primavera, indicó el periódico en un espacio digital dedicado al club local. 

“Jugar en Cuba esta primavera sería un reto por el poco tiempo restante para el inicio de la temporada, pero la logística para organizar todo tan rápido no sería un problema”, dijo la fuente a The Baltimore Sun.

(Fuente: CC)