20150206125242-los-sintomas-del-cancer.jpg


6:47:47 a.m.

Un equipo de científicos británicos logró identificar dos factores de riesgo genéticos vinculados con el cáncer de mama, lo que servirá para mejorar los sistemas de diagnóstico temprano en pacientes de mayor riesgo.

Las variaciones genéticas, identificadas tras el estudio de ADN de 100.000 mujeres en distintos países, están vinculadas específicamente a la forma más común de cáncer de mama, el receptor de progesterona positivo (RP+), y provee de información importante acerca de cómo avanza la enfermedad.

Los científicos británicos consideran que controlar a las mujeres para todas las variantes genéticas hasta ahora identificadas podría eventualmente ayudar a detectar aquellas pacientes con mayor riesgo de desarrollar cáncer de mama, además de mejorar estrategias para prevenir la enfermedad.

El estudio fue encabezado por expertos del Instituto de Investigación del Cáncer en Londres.

Del total de las mujeres voluntarias que participaron del estudio, la mitad de ellas había sufrido de cáncer de mama.

Los científicos indicaron que la identificación de los dos nuevos factores de riesgo genéticos para cáncer de mama provee de claves importantes sobre las causas de esa enfermedad, implicando a un gen llamado KLF4, que se cree ayudaría a controlar la forma en que las células crecen y se dividen. La investigación contó con la colaboración de 130 instituciones en todo el mundo, incluida la Escuela de Higiene y Medicina Tropical de Londres, y la Universidad de Cambridge.

Los expertos buscaban diferencias de una letra en el código de ADN que fueran halladas más comúnmente en mujeres con cáncer de mama que en aquellas sin la enfermedad.

La investigación utilizó una innovadora técnica llamada "cartografía genética", que busca asignar a los distintos genes de un genoma su lugar físico en aquél. Nick Orr, a cargo del estudio, afirmó que la investigación "analizó en detalle un área específica del genoma humano que sabíamos estaba vinculado con el riesgo de padecer cáncer de mama, y logró identificar dos nuevas variantes genéticas que suman mucho a nuestro conocimiento sobre las causas genéticas de esta enfermedad".

"Las variantes que identificamos están asociadas específicamente con la forma más común del cáncer de mama, el receptor de progesterona positivo (RP+). Cuantos más factores de riesgo genéticos para el cáncer de mama logremos descubrir, y hasta ahora conocemos más de 80, mayor será la precisión para predecir qué paciente está en riesgo de padecer la enfermedad", subrayó Orr.

 "Finalmente, esto será vital para crear estrategias de prevención contra el cáncer de mama", agregó el experto.

En ese sentido, Emma Smith, investigadora del grupo Cancer Research UK, elogió los resultados del informe y dijo que gracias a las tecnologías modernas "se está logrando crear un mapa detallado de las variaciones pequeñas del ADN que pueden influenciar los riesgos de una mujer a padecer cáncer de mama".

"El próximo desafío será entender la biología detrás de estos efectos, para así poder utilizar esta información a la hora de predecir riesgos del paciente de forma más precisa, mejorar los controles y hallar mejores formas de tratar y prevenir el cáncer de mama", concluyó.

(Fuente: ANSA)