20141219131707-cruceros-ee.uu-cuba-turismo.jpg


7:01:07 a.m.

Con Cuba a solo 90 millas de los principales puertos de cruceros del mundo —ubicados en la Florida— y rodeada por rutas muy frecuentadas por los grandes barcos turísticos que en gran medida dependen del mercado norteamericano, la industria ha recibido favorablemente el paso dado el miércoles por los gobiernos de Barack Obama y Raúl Castro, que anunciaron un proceso hacia la normalización de relaciones.

“Sería un evento positivo que la reanudación de relaciones diplomáticas condujera a una apertura del acceso total a Cuba para el turismo estadounidense, lo que representa a la vez una significativa oportunidad para las líneas de cruceros”, señaló la firma global UBS Investment Research en un comunicado.

Analistas financieros y del influyente sector de cruceros de Estados Unidos —que reúne a las más importantes navieras y grupos de la industria a nivel mundial, incluidos Carnival, Royal Caribbean y Norwegian—, consideran que la apertura de Cuba como destino turístico para los estadounidenses generaría un importante volumen de demanda y de nuevos itinerarios.

De hecho, tras el anuncio del inicio de un proceso hacia la reanudación de relaciones, hecho el miércoles por los presidentes Barack Obama y Raúl Castro, reportes de prensa indicaron que las acciones de Royal Caribbean ganaron 6.62% hasta .84, las de Norwegian cerca de 4.5% a .76, y las de Carnival 3.5% hasta .61.

Un analista de la empresa de servicios financieros Wells Fargo Securities consideró que “para que la industria de cruceros vea algún beneficio, el Congreso debe primero aprobar la apertura total de viajes a la Isla y el cese de las sanciones económicas vigentes (…) Pasarán algunos años antes de que todas las piezas estén en su lugar para que operadores de cruceros basados en Estados Unidos hagan escalas regulares en puertos cubanos”, opinó.

Por varios años, La Habana y otros puertos de Cuba han estado recibiendo escalas de buques turísticos de compañías no estadounidenses, principalmente europeas.

Actualmente, el único buque con pasajeros estadounidenses y con destino a Estados Unidos que toca puerto cubano es el MV Explorer -del Institute for Shipboard Education (entidad sin fines de lucro), en sociedad con la Universidad de Virginia y registrado en Bahamas-, como parte del programa Semestre en el Mar.

Recientemente, Insight Cuba, una de las agencias líderes en la oferta de viajes a la Isla en paquetes con licencia del Departamento del Tesoro, ha presentado la oferta de un tour de 12 días cuya duración se divide a partes iguales en tierra y a bordo del barco de cruceros Louis Cristal, charteado a la naviera chipriota Louis Cruises por la compañía canadiense Cuba Cruise. 

Para recibir a los barcos de las más importantes compañías estadounidenses -de mucho mayor porte que los recibidos hasta el momento, incluidos los considerados mayores del mundo-, varios puertos de aguas profundas con que cuenta Cuba podrían ser adaptados para recibir a esos buques de gran calado, dijeron expertos de USB.

Según esa óptica, “una vez eliminadas las actuales restricciones y sanciones económicas, sería posible construir infraestructura de muelles marítimos para cruceros a un ritmo más rápido que el de la construcción de hoteles”.

Incluso, destacó un analista de UBS, los itinerarios “podrían ser vendidos a los pasajeros solo con pocos meses de antelación”, pese a que la normalidad en la industria es hacerlo con una mayor antelación.

“Cuba podría animar a muchos pasajeros que ya han hecho varios cruceros por puertos caribeños a regresar a itinerarios del Caribe para ver un destino nuevo y único, que ha estado mayormente fuera del alcance de los estadounidenses por décadas”, añadió.

Wells Fargo destacó la riqueza natural, la historia y el alto nivel de conservación ecológica como puntos clave de atracción para los turistas. Para el analista de esa firma Tim Conder, citado por el medio especializado Seatrade Insider, “la cercanía a la Florida, con la consiguiente economía de fuel, y la posibilidad de múltiples excursiones en tierra, hacen que el destino sea una oportunidad ideal desde el punto de vista de los operadores de cruceros”.

De acuerdo con Conder, ejecutivos del sector de cruceros estiman que una vez despejado el entramado de restricciones financieras, tomaría entre seis y 12 meses para iniciar las escalas vía tenders -pequeños yates o lanchas que hacen transfers a tierra desde buques anclados frente a la costa- en al menos 11 puertos cubanos, y de 18 a 24 meses, luego de la aprobación de las autoridades cubanas, para construir instalaciones permanentes en las que podrían atracar la mayoría de los buques que operan las compañías líderes.

Los datos de UBS indican que en 2015 los cruceros por el Caribe representan el 44% de los itinerarios de Royal Caribbean Ltd, el 45% de los de Norwegian Cruise Line y el 34% de los Carnival Corp. & plc. Es una región en la que, más allá de centros floridanos como Miami y Port Everglades, con cifras de hasta cuatro millones de pasajeros, hay puertos en islas pequeñas que reciben a más de un millón de viajeros anuales. 

El peso del Caribe en el mercado mundial de cruceros, y el innegable interés que despierta el destino Cuba dentro de la región, permiten adelantar que la Isla se convertiría en un punto importante para la industria. Más aun cuando hay destinos de gran demanda y otros en desarrollo y muy promisorios cerca del país, y es un hecho que las regiones atraen más la atención de las compañías y viajeros en la medida en que hay más puertos y con mejores y más diversas opciones.

(Fuente: CC)