20140916162831-estado-islamico-usa.jpg

 

10:03:28 a.m. 

Fuerzas gubernamentales iraquíes intensificaron hoy los ataques contra el Estado Islámico (EI), en medio de advertencias de un influyente clérigo chiita de que sus seguidores atacarán a efectivos estadounidenses si ocupan, directa o indirectamente, el país. 

Según el Ministerio de Defensa, la Fuerza Aérea de Iraq realizó varias incursiones contra la aldea de Qahtaniyah, entre Sinjar y Baaj, para desmantelar bases del EI y una caravana de carros que circulaba por Mosul proveniente de Siria, con saldo de más de 70 extremistas muertos y decenas de heridos. 

Además, ocho yihadistas perdieron la vida el lunes durante bombardeos aéreos en el poblado de Al-Siger del norte de Fallujah, una ciudad de la demarcación oeste de Al-Anbar en poder de los insurgentes, al igual que extensas partes de las provincias de Nínive, Salaheddin, Kirkuk y Diyala. 

Recios combates con empleo de armamento pesado ocurrieron también en Al-Qarma, en el noreste de Fallujah, entre milicianos "takfiristas" (terroristas islámicos sunnitas) y tropas regulares apoyadas por brigadas de voluntarios chiitas y clanes sunnitas moderados. 

La contraofensiva del Ejército iraquí cobró fuerza tras la conferencia internacional realizada ayer en París, donde países árabes y occidentales se comprometieron a secundar la cruzada promovida por Estados Unidos para combatir al DAESH, acrónimo árabe del EI. 

Sin embargo, el liderazgo de las Brigadas de Paz, que integran milicianos chiitas leales al clérigo Muqtad Al-Sadr, advirtieron que abandonarán las áreas que han liberado o defienden de los extremistas, si las tropas de Estados Unidos vuelven a ocupar Iraq, de modo directo o indirecto. 

El propio Al-Sadr amenazó en un comunicado desde la ciudad de Najaf con atacar a las fuerzas estadounidenses en caso de pisar territorio iraquí. 

"La Casa Negra (en alusión despectiva a la Casa Blanca) decidió lanzar ataques en territorio iraquí y esta decisión norteamericana quizás vino después del arrepentimiento por su falsa retirada (en 2011), â�� si ustedes regresan, atacaremos", sentenció el clérigo radical chiita. 

Al-Sadr exhortó a demostraciones populares para reflejar la falta de simpatía con una eventual ocupación terrestre o incursión marítima, y pidió a órganos internacionales como la Liga Árabe, la ONU y entes humanitarios impedir el despliegue de soldados extranjeros. 

(Fuente: PL)