20140822135231-playa-de-perros.jpg


7:44:55 a.m.

A la orilla del mar de Maccaresa, una pequeña localidad a pocos kilómetros al norte de Roma, se halla la primera playa para perros de Italia, “Baubeach”.  Cada año de mascotas disfrutan de su arena y sol, así como parasoles y veterinario.

En un país con seis millones de perros oficialmente registrados en el Ministerio de Salud, —sobre 60 millones de habitantes—, existen muy pocas playas a las que se puede acceder con caninos.

Para acceder a ese espacio privilegiado de diversión, los propietarios deben cumplir una serie de normas para que sus mascotas puedan socializar en total libertad y seguridad.

Todos los perros pueden aprovechar la playa, desde un rottweiler a un caniche. No hay discriminación de raza. Los únicos que no pueden acceder son las perras en celo y los que no han sido registrados, tampoco se aceptan cachorros sin vacunar.

Además de una inscripción anual de 13 euros (poco más de 10.000 pesos) y una entrada por día de 4 euros (unos 3.000 pesos) para los más grandes, los organizadores ofrecen actividades, cursos, fiestas.

Divididos por tamaños, los perros pueden jugar con palos, olas, mientras las razas nadadores, como el terranova y los golden retriever, pueden nadar tranquilamente en ese rincón del Mediterráneo.

Para garantizar la higiene, una de las mayores críticas de los que no tienen perro, un equipo de personas se encarga de desinfectar constantemente la arena, sobre todo donde han hecho sus necesidades.

(Fuente: BBCH)