20140819024446-aduana-en-cuba.jpg

 

8:23:14  p.m.

Aunque una “cosa” dicen las normas, regulaciones, leyes, etc., la vida real impone otras, ya sea por incapacidad, desconocimiento —de unos y de otros— o por la manera muy intencional de quienes las violan con el marcado interés de aprovecharse —de otros— y sacar “algo” —de unos— para su peculio. Y de ello, no quedan exentos ni “aduaneros” ni verduleros.

Lo bueno es que ya usted puede comprar en los estanquillos de prensa cubanos el folleto “Normas Aduaneras que todo viajero debe conocer”, en su cuarta edición (El texto es una actualización de la edición del 2012   y contiene las nuevas regulaciones aduaneras que entrarán en vigor a partir del 1ro. de septiembre de 2014), al precio de 2.00 CUP. (El texto contiene las nuevas regulaciones aduaneras que entrarán en vigor a partir del 1ro. de septiembre de 2014, de acuerdo con el diario Granma.)

Claro que no es una edición de bolsillo —ahora hay quien dice portable—, pero usted bien la puede traer en su bolso de mano para cuando vaya a viajar no le pasen “gato por liebre”, independientemente de que esté o no de acuerdo con las normas, algunas bien impopulares de acuerdo con los comentarios —y dudas— que han dejado los lectores en el sitio web Cubadebate, fuente de esta información.

En el orden particular, ni van ni me vienen, porque ya viajé todo lo que iba a viajar de un lado a otro allende los mares, y tampoco tengo familiares del otro lado del Malecón —que todo el mundo sabe que en esa dirección queda el “norte revuelto y brutal”— ni en países más amigables en donde se surten de pacotilla todo tipo de revendedores. Por no hablar de las llamadas “mulas”,  que van y vienen del “brutal” como eficientes agentes de bultos que mandan “los que se fueron”, a “los que se quedaron”.

Pero como me gusta cumplir las leyes, y jamás he tenido problemas con la justicia, ya tengo sobre mi mesa de estudio el susodicho documento, adquirido a un precio mucho más módico que el que desembolsan algunos para sobornar a los aduaneros, y pasar —parte o todo— de lo que no se puede pasar, sea gato o liebre. Descargue la Gaceta Oficial no. 30, aunque a veces se congela el PDF, y no baja. (Prueba con este para las Normas) 

Además te recomiendo visites el sitio web de la Aduana General, y pinchar los siguientes enlaces para ampliar información sobre el tema, que desde ya dejo abierto para cualquier tipo de comentario: