20140622141459-vilancia-epidemiologica.jpg


7:59:38 a.m. 

La temporada estival toca a las puertas y la situación epidemiológica mantiene bajo tensión a las autoridades del territorio. En el actual ciclo de la campaña anti-Aedes se reportaron 103 nuevos focos del mosquito, ubicados en su mayoría en patios particulares de la capital provincial.

Ello corrobora la deficiente higiene y control sobre la acumulación de depósitos artificiales, tales como botellas, neumáticos y vasijas sin tapa, los cuales, junto a las elevadas temperaturas y precipitaciones, resultan escenario idóneo para la reproducción del peligroso vector.

Aun cuando se evidencian discretas señales de mejoría en el corte de la transmisión, como ocurre en los repartos Brisas del Oeste y José Martí, pertenecientes al área de Salud Marta Abreu, así como en la zona de Maleza, la ciudad de Santa Clara y la provincia en general refuerzan el sistema de vigilancia de la atención primaria, dado que en la isla ya se contabilizan los primeros casos de la fiebre chikungunya.

Este virus, similar al dengue en cuanto a la sintomatología, también se transmite por la picadura del Aedes aegypti y del Aedes albopictus, pero al cuadro febril típico de dicha enfermedad se suman cefaleas, fuertes dolores musculares y en la espalda, artritis y serias afectaciones en las articulaciones pequeñas de las manos.

«El Chikungunya resulta más nocivo que el dengue tra­dicional, sobre todo porque la recuperación de los pacientes puede dilatarse durante varios meses, e incluso, por años. Debido a ello, instamos al pueblo a tomar partido en esta ba­talla, pues la situación es harto compleja, y sin la participación de todos será imposible ponerle freno a la transmisión», afirmó el Dr. Orlando Lázaro Díaz Gómez, director provincial de Higiene, Epidemiología y Microbiología.

La fiebre chikungunya se ha detectado en casi 40 países de Asia, África, Europa y las Américas. (Ver cuadro y mapa de distribución) 

(Fuente: Vanguardia)

Artículos relacionados: