20140506194334-cervantes-huesos-busqueda.jpg


1:39:52 p.m.

Aunque muchos lo consideran un despilfarro de dinero y de recursos, otros no lo estiman así, y esperan con ansiedad la tan anunciada búsqueda de los restos de Miguel de Cervantes Saavedra, en el Convento de las Trinitarias Descalzas en Madrid. Es allí donde fue enterrado, en el año 1616, el escritor español, pero hasta ahora se desconoce el lugar exacto de su tumba.

Al principio, los investigadores usarán algunas técnicas no invasivas como un georradar y una cámara termográfica. Utilizando estos instrumento crearán un mapa tridimensional de todo el edificio, especialmente de las cavidades que contienen fósiles en los muros y bajo el suelo. La misma técnica permitirá radiografiar los restos de los enterrados en la iglesia.

En caso de ser exitosa la primera etapa, en la segunda comenzarán las excavaciones arqueológicas, encabezadas por el antropólogo forense Francisco Etxeberría. Y la última etapa será el análisis de los restos y la observación histórica por parte del historiador Fernando Prado. Los investigadores esperan que así puedan encontrar los restos del famoso autor de Don Quijote  de la Manchar. Incluso,  la aplicación de técnicas modernas permitirá reconstruir su rostro.

No obstante, un obstáculo que tendrán los investigadores es que no podrán identificar s Cervantes usando análisis de ADN. Para que esta técnica sea aplicada exitosamente hay que «comparar» el ADN mitocondrial del escritor con su descendencia femenina. Y es una tarea imposible, ya que no tuvo nietas sobrevivientes. Descendientes femeninas las tuvo el hermano de Miguel de Cervantes, Rodrigo, pero 400 años después el ADN ya se encuentra demasiado mezclado para que el análisis sea adecuado.

Para identificar al escritor aplicarán el método de «caracterización antropológica». Es decir, los investigadores compararán los restos hallados con sus rasgos físicos descritos en documentos históricos. «El mismo Cervantes se describe como un hombre cargado de espaldas, una nariz curva y solo seis dientes en la boca», informa RTVE citando a Etxeberría. «Buscamos un individuo que siendo varón tenga cerca de 70 años, que tenga artrosis en la columna vertebral, que le falten muchos dientes en la boca» y también alguien que sufrió en la batalla de Lepanto varias heridas de arcabuz: dos en el pecho y una en la mano izquierda que provocó su atrofia.

(Fuente: RT)