20140504201011-afganistan1.jpg


1:58:31 p.m.

Los equipos de rescate desplazados hasta la región afgana de Badajshán, en el noroeste del país, han abandonado las tareas de búsqueda de supervivientes por el corrimiento de tierra masivo que ha provocado la muerte de más de 2.500 personas.

Hasta el momento, solo ocho personas han sido rescatadas con vida del corrimiento en Argo, donde miles de personas resultaron sepultadas cuando intentaban rescatar a los afectados por un corrimiento de tierra previo.

Cerca de 300 viviendas han terminado enterradas y otras 700 han tenido que ser evacuadas ante la posibilidad de una nueva avalancha de rocas como la que ha provocado esta catástrofe.

El gobernador de Badajhsán ha explicado que los intentos de rescate son extremadamente complicados. «300 familias, incluidos niños y mujeres están completamente enterrados», ha afirmado, «hemos intentado rescatarlos pero hay más de 50 metros de barro».

(Fuente: vigoalminuto)