20140415112159-windows-xp-w8.jpg

 

 

5:19:00 a.m.

Después de 13 años, Microsoft ha dejado de dar soporte oficialmente esta semana al popular Windows XP, por lo que anima a los usuarios que aún lo utilizan, a pasarse a Windows 8.1 para evitar problemas de seguridad.

Pero Windows 8.1 no se ha diseñado para ser instalado en ordenadores que ejecuten Windows Vista o Windows XP. Si el usuario opta por Windows 8, debe comprobar si el PC cumple los requisitos del sistema para esta versión.

Para actualizar el sistema desde Windows Vista o Windows XP a Windows 8.1, el usuario deberá instalarlo desde un DVD de Windows 8.1 y realizar una instalación limpia.

Esto significa que no se podrá conservar ningún archivo, configuración ni programas cuando actualices, según informa Microsoft en su página web, a modo de tutorial, para facilitar el proceso.

Se recomienda tener en cuenta lo siguiente:

Descargar y ejecutar el Asistente para actualización a Windows 8 con vistas a comprobar si el PC cumple los requisitos del sistema para Windows 8. Los requisitos son prácticamente los mismos que los del sistema para Windows 8, de modo que si el PC puede ejecutar Windows 8, en la mayoría de los casos se podrá obtener la actualización gratuita a Windows 8.1.

El Asistente para actualización también comprueba la compatibilidad de programas y dispositivos, y proporciona un informe de compatibilidad gratuito.

Los requisitos del sistema incluyen procesador de 1 gigahercio (GHz) o más rápido; RAM de 1 gigabyte (GB) (32 bits) ó 2 GB (64 bits); espacio libre en el disco duro de 16 GB (32 bits) ó 20 GB (64 bits) y dispositivo gráfico Microsoft DirectX 9 con controlador WDDM.

(Fuente: 20minutos)