20140322134905-1395295755-959624-1395309895-noticia-fotograma.jpg

 

8:27:04 a.m.

El Gobierno de Malasia confirmó hoy que un satélite chino ha detectado nuevos objetos flotando en el océano Índico, y que podrían pertenecer al avión de Malaysia Airlines desaparecido hace más de dos semanas.

Los posibles restos hallados miden unos 30 metros de ancho por 22 de largo y se encuentra a unos 120 kilómetros de los objetos encontrados por Australia esta semana, según la agencia de noticias china Xinhua.

Los esfuerzos están centrados en una zona del Índico sur, unos 2.500 kilómetros al suroeste de la ciudad australiana de Perth, de donde este sábado han vuelto a despegar los aviones para intentar encontrar los posibles restos.

Seis aviones buscan hoy, con buen tiempo y buena visibilidad, un área de 36.000 kilómetros cuadrados, según ha informado la Autoridad de Seguridad Marítima de Australia (AMSA, por sus siglas en inglés) en un comunicado.

Se trata de cuatro aviones P3 Orion y dos reactores comerciales de larga distancia, que han salido de forma escalonada durante el día, según un segundo comunicado.

Dada la distancia a la que se encuentra la zona objetivo de la costa australiana, los P3 Orion solo tienen un tiempo efectivo de búsqueda de unas dos horas, mientras que el de los dos reactores es de unas cinco horas. Los equipos arrojaron esta semana cuatro boyas al mar, que transmiten a AMSA los movimientos del agua.

China ha dado orden a ocho barcos de que se unan a la búsqueda en el Índico sur; entre ellos, los buques de guerra Kunlunshan, Haikou y Qiandaohu, que estaban colaborando en los trabajos de rastreo cerca de la isla indonesia de Sumatra, y un rompehielos que se encontraba en Perth de regreso de un viaje al Antártico.

De los 227 pasajeros que iban en el vuelo MH370, 153 son de nacionalidad china.

El Gobierno australiano ha asegurado que está analizando si hay nuevas imágenes de satélite que puedan suministrar más información. Las que se hicieron públicas el jueves son del domingo pasado, y los dos objetos detectados —uno de 24 metros de largo, y el otro de cinco metros—podrían haberse hundido.

Las autoridades de Malasia no han descartado ninguna posibilidad para explicar lo sucedido, pero afirman que los indicios existentes hasta ahora sugieren que alguien dentro del avión desconectó los sistemas de comunicación, desvió el aparato de su ruta cuando volaba sobre el mar del Sur de China, y lo obligó a cruzar de nuevo Malasia e internarse en el estrecho de Malaca.

A partir de ahí, no se sabe lo que ocurrió. Pudo volar hacia el noroeste por un corredor aéreo que lleva a Asia central, o hacia el suroeste en dirección a Indonesia y el Índico sur, la opción más probable, y en la que se están concentrados mayores esfuerzos. No obstante, barcos y aviones han renovado la búsqueda en el mar de Andamán, entre Tailandia e India.

Las principales hipótesis contempladas son un sabotaje y un secuestro del avión, pero también la posibilidad de que se produjera algún hecho extraordinario en pleno vuelo que incapacitara a la tripulación, y el avión volara con el piloto automático durante horas hasta estrellarse por falta de combustible.

De momento, y a falta de reivindicaciones terroristas, las sospechas han recaído sobre el piloto, Zaharie Ahmad Shah, de 53 años, y el copiloto, Fariq Abdul Hamid, de 27 años, aunque también están siendo investigados el resto de la tripulación y el pasaje.

(Fuente: actualidades.es /msn /elpaís)


Enlaces relacionados: