20140219041424-evo-morales.jpg


10:09:21 p.m.

El presidente boliviano, Evo Morales, insistió hoy que su gobierno pasará por alto la declaración de desastre nacional que piden algunos para el amazónico departamento del Beni, azotado por lluvias e inundaciones desde hace semanas.

En conferencia de prensa en el aeropuerto Jorge Hendrich, de Trinidad, la capital beniana, Morales enfatizó: «¿Emergencia para qué? ¿Qué cooperación más puede haber?».

«¿Para qué desastre nacional? Que yo sepa se declara desastre nacional cuando el Estado y el gobierno no son capaces de atender el problema», insistió el mandatario, quien trabajó durante varias horas con los vecinos del lugar en un dique preparado para que las aguas no entren a la referida ciudad.

«Escuché algunas declaraciones y aclaro que nosotros no nos sentimos rebasados por el desastre. Hay cooperación, nos han ayudado, se han brindado. Perú nos ha enviado helicópteros, que nos han ayudado, porque los nuestros son demasiado pequeños», destacó el gobernante, contrario a declarar zona de desastre al departamento.

Mientras el presidente y varios ministros del gobierno insisten en que no es necesario llegar a tal extremo porque el país cuenta con lo necesario para atender la emergencia, el gobernador Carmelo Lens (opositor) insiste en hacerlo para que llegue ayuda internacional.

Por otra parte, Morales insistió en la necesidad de estar preparados para eventos futuros: «estos problemas nos obligan a estar preparados. Hay que prepararse para el futuro, porque el clima es muy complejo. En algunos lugares del país hay sequías y en otros inundaciones y deslizamientos».

El Presidente hizo referencia a los cambios que ha generado el clima en los últimos años y rememoró que en 2013 la zona del altiplano sufrió cuatro nevadas intensas, en tanto en el oriente hubo varios «surazos».

Al mismo tiempo, recordó que «hay gente que culpa Evo Morales por todo. Si hay mucha agua, como ahora, la culpa es de Evo. Y si no hay agua, también es de Evo. Yo prefiero que haya agua, porque si no hay se pierde la vida».

Por último, el mandatario informó que el nivel de las aguas en el Beni comenzó a bajar, y resaltó que, de acuerdo con el último informe, descendió unos 12 centímetros.

«Tengo información también de que por las cordilleras del valle cochabambino y el altiplano paceño ya no hay más inundación. Eso significa que el agua que pasó por allá ya pasó por acá. Eso significa que no va a ver muchos problemas más», resaltó.

Las lluvias de las últimas semanas dejaron casi 60 mil familias damnificadas y miles de hectáreas de cultivos y cabezas de ganado pérdidas.

(Fuente: PL)