20131219151554-nuclear.jpg

 

8:51:42 a.m. 

 

El caricaturista argentino Elder García, mejor conocido como Jericles, tuvo la gran responsabilidad de traer a Santa Clara las obras de 45 coterráneos suyos. La exposición, titulada «5000 kilómetros de humor», quedó inaugurada hoy en la noche, en la Sala Agesta de la sede provincial de la Unión de Escritores y Artistas de Cuba (UNEAC).

Esta muestra recoge caricaturas dedicadas, sobre todo, a temas políticos y vinculados a personalidades de la historia cubana y de Argentina, país invitado de este XIII Salón Internacional de Humorismo Gráfico, que tiene lugar en Villa Clara por estos días.

Graciosos, divertidos, con doble sentido, son adjetivos que caracterizan las obras de reconocidos humoristas como Serrudo, Mussolini, Russo, Heredia, Pito Campos, Emilio Ferrero, Magalú (hija de Jericles). En fin, una larga lista de nombres que conforman los créditos de las caricaturas.

Según comentó Jericles, visita por segunda ocasión esta ciudad invitado por el colectivo de Melaíto, de la editora Vanguardia, un grupo de artífices de la gráfica próximo a cumplir sus 45 años de trayectoria.

«Me parece fantástico. Esa es una publicación trascendental, que perdura, fundamentalmente porque son dibujantes notables. Los admiro mucho porque su trabajo es excelente. Me encanta venir a Cuba y compartir mi trabajo con ellos y con el público».

Elder García también es miembro del jurado de este Salón. Ha publicado en importantes revistas argentinas como Hortensia, Puntal, La voz del interior y el suplemento semanal Humor con voz. Entre los temas que aborda con mayor frecuencia está la actualidad del país. Además, presentó hoy en la tarde en el Patio Azul de la UNEAC su último libro, La democracia no se mancha, una recopilación de 30 años de democracia ininterrumpida en Argentina. Para él constituye todo un acontecimiento, y quiso reflejarlo en las páginas de este volumen de gran humorismo, pero también de alta calidad en la representación gráfica de los hechos y las distintas épocas.

(Fuente: Vanguardia)