20131219135005-crisis-digital.jpg


7:47:47 a.m.


Es muy común escuchar la discusión sobre la real existencia o no de lo que se denomina crisis digital, definida por especialistas del primer mundo aquella que desestabiliza la reputación de una organización o persona en el mundo de internet. En todos los casos las medidas de seguridad preventivas son clave, y una rápida reacción permite también mitigar los daños. 

Claro está que no existe tal cosa como «mundo digital» en el sentido de una realidad paralela, sino que sigue siendo el «mundo real» expresado en un ambiente particular que es el ciberespacio.

A los fines de caracterizar lo que podríamos definir como particular de lo digital, resulta interesante señalar los eventos que pueden brindarnos escenarios propensos a desestabilizar la reputación on-line, una manera de ordenarnos para luego definir como se puede actuar en cada caso.

Un primer grupo de eventos estarían ligados al manejo de la información, lo cual puede apreciarse en la publicación de opiniones negativas en foros públicos, publicación de información no verificada como cierta y multiplicada por correo electrónico o en redes sociales, sin un manejo apropiado de información que los contraste con la información correcta, así como conversaciones negativas alrededor de una empresa, marca o producto que

Un segundo grupo de eventos están ligados a la identidad, ya que el mundo digital es muy receptivo a lo visual, por lo que es posible falsear identidades en una red social y generar confusiones o conflictos debido a opiniones vertidas desde el perfil usurpado, como es el caso de celebridades quejándose de los perfiles falsos que hablan en su nombre.

El tercer grupo se vincula a las técnicas que son utilizadas en lo digital y que afectan en forma directa la gestión de la reputación on-line:

Phising: Se trata de la suplantación o robo de identidad de una persona o empresa a partir de la cual un impostor cibernético se hace pasar por éstos  y emite una supuesta comunicación oficial vía correo electrónico o mensaje instantáneo.

Cybersquatting: Consiste en un fraude informático de tipo extorsivo mediante el cual un «ciberokupa» se apropia de un nombre o marca que no le pertenece y registra el dominio en la web como suyo con el fin de forzar , luego, a las empresas o personas a comprar su propio nombre o marca.

Web hacking: Es un ataque informático  por la cual un «pirata cibernético» burla la seguridad de determinadas páginas web, perfiles de Facebook, cuentas de Twitter o cualquier otra sitio en donde un usuario almacene datos y toma posición de una cuenta que no le pertenece. Puede realizar publicaciones o dejar el sitio fuera de servicio.

Google bombing: Básicamente se trata de una técnica de posicionamiento en el buscador Google de ciertas páginas web en detrimento de otras. La idea es que  al momento de realizar la búsqueda de una determinada palabra aparezcan en las primeras posiciones del buscador estas páginas que generalmente no tienen el contenido buscado.

En todos estos casos las medidas de seguridad preventivas son clave, y una rápida reacción permite también mitigar los daños.

(Fuente: infobae)