20130831215928-1377966613-603323-1377973053-noticia-normal-1-.jpg

 

 

31/8/2013 15:53:25 

 

En declaraciones desde la Casa Blanca, el mandatario aseveró que tiene fuerzas militares colocadas en «lugares estratégicos» para arremeter contra el país árabe. También dijo que buscará el apoyo del Congreso para perpetrar la intervención.

 

El presidente de Estados Unidos (EE.UU.), Barack Obama, declaró este sábado que está preparado para lanzar una ofensiva contra Siria en cualquier momento, aún sin presentar las «pruebas» que tienen del presunto uso de armas químicas y sin esperar el resultado de la misión de la ONU, que investiga el supuesto uso de estar armas. 

En declaraciones desde la Casa Blanca (sede el Ejecutivo) Obama dijo que ha «decidido que EE.UU. debe emprender una intervención armada contra Siria», y aseguró que ya tienen posiciones militares en la región y emprenderán acciones cuando se consideren listos. «Podría ser mañana, en una semana o un mes desde ahora», enfatizó.

Mencionó que llevará la propuesta de ataque al Congreso de su país, y que personalmente buscará "voto a voto" para contar con el apoyo de los congresistas, sin embargo agregó que él es el único con el poder sobre la decisión para tal ataque.

«Tengo autoridad para llevar a cabo esta decisión sin la autorización del Congreso (...) No fui elegido para evadir las decisiones difíciles. Les pido que tomemos una acción para enfrentar el uso de armas químicas», recalcó.

Obama consideró que su Gobierno tomó una «buena» decisión al determinar realizar esta acción militar sin esperar una decisión del Consejo de Seguridad de la ONU, pues dice que éste organismo está muy «paralizado» esperando por el informe de la misión de la ONU que se encontraba en suelo sirio investigando el uso de las armas químicas.

Precisó además que será un ataque «selectivo» y explicó que su país «tiene fuerzas militares colocadas en lugares estratégicos» para arremeter contra la nación árabe.

Las declaraciones de Obama, inculpando al Gobierno sirio por un ataque perpetrado con suspuestas armas químicas el pasado 21 de agosto, se da a conocer luego de que mercenarios sirios, opositores al gobierno de Bashar Al Assad, reconocieran su responsabilidad por ese suceso, en el que fallecieron más de mil 300 personas.

El gobierno de Bashar Al Assad ha condenado en todas las oportunidades posibles el uso de estas armas. El Gobierno de Rusia ha recalcado que estas acusaciones de EE.UU. forman parte de una campaña internacional que lo que busca es justificar acciones guerreristas contra el país árabe.

 

(Fuente: TeleSUR/ad- LP)