20130831081716-1.-santos-colombia.jpg


 

31/8/2013 2:13:56 

 

El presidente de Colombia, Juan Manuel Santos, ordenó la militarización de Bogotá en el marco de una marcha para apoyar la huelga de un sector de los agricultores que llega a 13 días. 

Las movilizaciones en la capital reunieron a más de dos millones de personas y los enfrentamientos dejaron dos jóvenes muertos y 196 heridos, entre manifestantes y policías. Otras tres personas murieron en disturbios registrados en Antioquía, Cundinamarca y Tolima. 

En su anuncio, Santos aseveró que su Gobierno no tolerará actos de violencia en medio de una protesta campesina que calificó de «válida», al anunciar el despliegue de más de 50.000 militares, muchos de los cuales colaborarán con la Policía Nacional en el despeje de las carreteras bloqueadas. 

Santos acusó al movimiento izquierdista Marcha Patriótica de impedir los acuerdos que se intentan cerrar con los agricultores. El dirigente de esa agrupación, David Flórez, consideró que la imputación es una «cortina de humo» del Presidente y que si bien apoyan la protesta, no promueve la violencia. 

En la huelga participan unos 30.000 cultivadores de papa, cebolla y arroz, así como productores de leche, que le reclaman al Gobierno la reducción en el precio de los insumos y el control de las importaciones, que han aumentado en el marco de los tratados de libre comercio. 

La protesta es respaldada por camioneros que exigen una rebaja del valor del combustible. Santos promedió precios tope para los fertilizantes y mecanismos para evitar el ingreso de algunos productos que están llegando a Colombia «a precios irrisorios». 

El ministro de Defensa, Juan Carlos Pinzón, a su vez, responsabilizó a las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) de presionar a distintos sectores para que se sumen a las manifestaciones para fortalecer sus posiciones. 

El Gobierno de Santos y la guerrilla mantienen negociaciones en Cuba, con el objetivo de alcanzar una paz que termine con medio siglo de conflictos armados.

 

(Fuente: La Gaceta / DPA/Télam)