20130810140132-joven-colombiano.jpeg

 

 

10/8/2013 7:46:21 

 

Irrisoria la sanción para el agente Jorge Mercado, quien disparó el «Taser» que causó la muerte de un joven colombiano. Como sea, la suspensión por tres días con goce de sueldo no compensa la muerte de Israel Hernández-Llach (foto), el  joven colombiano de 18 años, que  murió el martes luego de ser arrestado por la Policía de Miami Beach.

 

Lo persiguieron al verlo pintando graffiti en un muro de la ciudad. El oficial Mercado le disparó una vez a Hernández-Llach en el pecho con el «Taser».  Luego, el adolescente fue transportado al hospital Mt. Sinai, donde le declararon muerto.

La acción en contra del oficial viene en medio de crecientes críticas y protestas dirigidas a la policía como resultado del incidente. La familia de Hernández-Llach acusa a la policía de haber utilizado fuerza excesiva en contra del joven, y dos testigos amigos del muchacho dicen haber visto a los policías riéndose y dándose palmadas y felicitaciones mientras Hernández-Llach yacía cerca de la muerte.

Este es el último en una larga y trágica serie de incidentes en los cuales el Departamento de la Policía de Miami Beach parece haber usado fuerza excesiva, desproporcionada o letal. Desafortunadamente, la policía de Miami Beach también tiene un historial inquietante de falta de transparencia después de tales incidentes.

Según los amigos de Hernández-Llach que presenciaron el evento, sus familiares y la declaración de la ACLU, los datos ya conocidos indican que la policía utilizó fuerza exagerada para las circunstancias. Fernández dice haber visto por lo menos cinco oficiales arrestando al joven, que según sus conocidos era de tamaño pequeño, midiendo unos 5 pies con 6 pulgadas de estatura y unas 150 libras de peso.

No está claro que el uso de un «Taser»  fue justificado, especialmente dado que había múltiples oficiales presentes y otras técnicas hubieran podido ser suficientes bajo las circunstancias.

Israel Hernández-Llach emigró a Miami desde Barranquilla, Colombia cuando tenía unos 12 o 13 años. Según todos los que lo conocían, su principal característica era la pasión por el arte, que exhibió en galareías. En su escuela, Miami Beach Senior High School, ganó varias medallas.

Hernández-Llach tenía innumerables ideas para proyectos artísticos, muchos de los cuales involucraban su otra pasión: montar en patineta. Quería montar un evento con sus amigos que incluiría a varias personas montando en patineta en un barco.

 

(Fuente:  elnuevoherald)