20130810135842-doble-moneda-en-cuba.jpg


10/8/2013 7:46:14 

 

Necesaria en un momento, gravosa en la actualidad, la doble circulación monetaria en Cuba es hoy de los problemas fundamentales del accionar del músculo económico nacional.

 

La difícil convivencia entre el peso y el peso convertible que genera la existencia de dos mercados en la isla, tiene un impacto directo sobre la población, pero también complica la vida de las empresas, que además tienen que convivir con una dualidad cambiaria.

La fórmula salvadora —que ya se estudia, pero que no está al doblar de la esquina— puede ser establecer un tipo de cambio para que la empresa que sea capaz de generar eficientemente determinada cantidad de pesos, pueda tener acceso al equivalente en la divisa convertible y así resolver sus pagos en el exterior de materias primas o insumos, por solo citar un par de rubros.

Hace menos de un mes, el presidente cubano, Raúl Castro, decía en el Parlamento que continúan los estudios para la supresión de la dualidad monetaria, un problema que se pretende eliminar de forma ordenada e integral, para cometer transformaciones de mayor alcance.

Hay un grupo de expertos encargado de estudiar ese asunto, que no es de fácil solución, porque la segmentación del mercado en cada moneda ha generado subsidios en uno, pero no para el otro, lo que a su vez incide sobre los precios.

Así, como vivimos en un país que lucha con todos y para el bien de todos, se analiza y estudia también el impacto social de cualquier medida para que no sea peor el remedio que la enfermedad. 

Hay que tener confianza en que, más temprano que tarde, las autoridades hallarán los mecanismos técnicos necesarios para eliminar la difícil convivencia con las dos monedas.

 

(Fuente: Radio Reloj /Raúl Menchaca)