20130618031756-logo-villa-clara.jpg

 

17/6/2013 18:20:00


Recuerdo que un Mundial de Fútbol cierto pulpo hacía certeras predicciones. Ahora es el caso de la 52 Selectiva Nacional de Béisbol donde en las finales se baten por el título de Campeón Nacional dos equipos: Villa Clara y Matanzas.


Pero no cuento con tal animalejo marino para vaticinar quien será el ganador. Solo algunos conocimientos rudimentarios de lógica probabilística me llevan a la conclusión de que ganará el primero, un team que desde hace 17 años se bate por el codiciado título, que de seguro hará suyo esta noche en el estadio Sandino.

Será un encuentro rompe corazones, posiblemente a decidir en extra inning... La lluvia amenaza y pudiera  suspenderse, como lo pinta la ocasión, una vez que para los Naranjas —muy bien neo-autotitulados  Leopardos—  saben que el ahora o nunca no puede trasladarse a la Ciudad de los Puentes, con un inflado, pero efectivo y majadero, Víctor Mesa al frente de los Cocodrilos.

De darse, no no voy a seguir el encuentro por la TV. Mimúsculo cardíaco no está para estas lides. Además, por si fuera poco, René González, el antiterrorista Cinco Héroes, ya  liberado, ha prometido estar en las gradas dando su apoyo a la tropa de Ramón Moré. Él, de todos los modos posibles, basta como inspiración.

Y no es que relacione a ultranza deporte con política —como suele pensarse en «ultramar», — sino que en un día como hoy otras fuerzas dignas (Naturaleza aparte) le dicen al Villa Clara que tendrá que ganar.

Y ganará, caundo sea. Lo dice La Tecla. Que tiene más de digna, que de sabia; más de pasión que de ilusión.

Adiós fanáticos, si pierdo, no he perdido. Está tronando.

Porque creo en mí, y eso le  hace falta a muchos para ganar sin necesidad de múltiples e indefinidos tentáculos.
Esperaré.