20130613121340-coppelia.jpg


13/6/2013 6:07:00

 

Se trata del Salón Las Cuatro Joyas, en la heladería Coppelia, en el que se rinde homenaje a estas fabulosas artistas de la Compañía y al aniversario 65 de la misma.

 

Luego de cortar la cinta la Prima Ballerina Assoluta y directora del Ballet Nacional de Cuba BNC, expresó estar feliz, porque las llamadas cuatro Joyas del BNC: Mirta PláLoipa Araújo, Josefina Méndez y Aurora Bosch, fueron como sus hijas, pues habían crecido, se habían hecho mujeres y bailarinas a su lado. 

Subrayó además que : «En estos momentos tenemos otras Joyas, muy lindas, jóvenes que están subiendo, que son parte y producto de estas mujeres leyenda», añadió dirigiéndose a los presentes y especialmente los trabajadores de la heladería, «que igualmente hay un gran grupo de bailarines que ya gozan de fama internacional, que la llenan de orgullo, que son magníficos; así como esos profesores que trabajan cada día sin descanso por el Arte, por Cuba y por todos ustedes compañeros», concluyó. 

La Prima Ballerina Assoluta, degustó el famoso Vaca Negra hecho con helado de chocolate y refresco gaseado, que siempre le ha gustado, pero se privaba de degustar por razones de las exigencias de su profesión.«Pero ya eso pasó, acotó, ahora sí puedo». Y por supuesto le hizo honores.

El Salón Las Cuatro Joyas, se diseñó con fotos de estas estrellas, algunas de ellas ya fallecidas, de Alicia Alonso y del repertorio más conocido de la Compañía como Don QuijoteGiselleEl Lago de los Cisnes, Carmen y el Grand Pas de Quatre. 

El lugar se mantendrá abierto de nueve antes meridiano a 10 de la noche, menos los días lunes, aunque en la etapa veraniega, será la semana completa, con un servicio de excelencia a 60 personas a la vez. La Carta Menú debe irse incrementando y al mismo tiempo, pretendemos que sea una referencia para el resto de los Salones que hay en la instalación.

Este hecho devuelve su esplendor  a la Catedral del Helado, sita en la llamada Rampa habanera y hace honor a su nombre y a la mujer que ideó y puso corazón en esta obra, inaugurada un cuatro de junio de 1966, Celia Sánchez Manduley, flor y Heroína de la Revolución cubana. 

 

(Fuente: Cubadebate /COCO)