20130515034032-image-preview.jpg

 

14/5/2013 19:37:18

 

La agencia de noticias estadounidense Associated Press (AP) denunció este lunes haber sido víctima del aparato de espionaje del Departamento de Justicia, luego de descubrir que las autoridades federales almacenan de manera secreta dos meses de registros telefónicos de al menos 20 líneas utilizadas por sus reporteros y oficinas.


La cadena informativa calificó este hecho como «una intrusión masiva y sin precedentes» en las actividades de AP, ya que entre abril y mayo de 2012, el Gobierno habría intervenido las líneas utilizadas por más de 100 periodistas en las oficinas de Nueva York, Washington y Hartford (Connecticut).

«Estos registros revelan potenciales comunicaciones con fuentes confidenciales a lo largo de un periodo de dos meses, en todas las actividades de recopilación de información llevadas a cabo por AP», indicó el consejero delegado de la agencia, Gary Pruitt, en la misiva dirigida al secretario de Justicia, Eric Holder.

Pruitt, recordó que las interceptaciones ocurrieron después de la publicación de un reportaje sobre una operación de la Agencia Central de Inteligencia (CIA, por su sigla en inglés) para desmantelar un supuesto plan terrorista en Yemen contra una aeronave estadounidense.

En ese particular, funcionarios del Gobierno admitieron que la Fiscalía abrió una investigación para determinar si la AP ofreció datos clasificados en esa información, pero hasta ahora no han ofrecido explicaciones ante esta denuncia.

El Departamento de Justicia no ha explicado las razones de su actuación, ni tampoco ha dicho si tenía autorización judicial para llevar a cabo la operación. Desde el punto de vista legal, la institución está autorizada a «pinchar» las comunicaciones de medios de comunicación, pero sólo cuando haya agotado todas las demás vías y bajo órdenes explícitas del Fiscal General del Estado.

La cadena informativa no aclaró si también se registró la duración de las llamadas y los números entrantes. De momento, Pruitt exigió la devolución de las grabaciones y la destrucción de todas las copias existentes.

En el Congreso Nacional, el republicano por California (oeste) y presidente del comité de Supervisión y Reforma de la Cámara de Representantes, Darrell Issa, criticó a la administración del presidente Barack Obama por estas revelaciones.

«Los estadounidenses deberían tomar nota de que los funcionarios de alto nivel de la Administración Obama se ven a sí mismos por encima de la ley y están envalentonados por la creencia de que no tienen que responder ante nadie», aseguró Issa en un comunicado.



(Fuente: TeleSur)