20130506102653-carcel-guantanamo.jpg


06/05/2013 4:11

 

 

Unas 150 mil personas se unieron este fin de semana para reclamar al presidente estadounidense, Barack Obama, que libere a más de la mitad de los presos que mantiene su gobierno en la cárcel ilegal que mantiene en la base militar de Guantánamo en territorio cubano.

 

En un documento titulado ¡Libérenlos, envíenlos a casa o llévenlos ante la justicia!, los suscriptores instaron al mandatario a poner fin a la detención ilegal que enfrentan cientos de personas por su presunta participación en actos de terrorismo. 

Al menos 166 personas se encuentran recluidas en Guantánamo desde hace años sin haber tenido nunca un juicio o haber sido acusados formalmente. 

El llamado coincide con una huelga de hambre desarrollada por los presos contra la violación de sus derechos humanos; la medida está a punto de entrar en su tercer mes.

En los últimos días medios de prensa denunciaron que de los 100 reos que se niegan a ingerir alimentos, 23 son obligados a alimentarse a través de sondas, y 13 están ingresados en el hospital de la prisión, aunque su vida no está en peligro, según informó el teniente coronel Samuel House. 

Medios estadounidenses, entre ellos la revista New Yorker y el The New York Times, abordaron la situación ante las presiones sobre la Casa Blanca para que el presidente Obama cumpla su promesa electoral de cerrar el centro carcelario. 

Un editorial de la revista estimó que no es necesario hacer ningún cálculo para «constatar que los detenidos que juegan con la muerte no son combatientes enemigos, ni sospechosos de terrorismo, ni militantes ni ninguna de esas expresiones que provocan miedo». 

En tanto, uno de los firmantes de la petición a Obama, el coronel Morris Davis señala que «hay algo que no funciona en un sistema en el que la ausencia de acusación de crímenes de guerra le mantiene a uno detenido indefinidamente». 

Otros, como el abogado Clive Stafford Smith, al abordar el problema existente en el enclave militar que ocupa Washington en el sureste de Cuba, precisan que entre los 166 detenidos al menos 40 no pueden ser llevados ante la justicia por falta de pruebas. 

En relación a Guantánamo, fuentes del Pentágono dijeron que esa institución gasta cerca de 150 millones de dólares al año en mantener la prisión y el sistema judicial marcial imperante allí desde hace 11 años, cifra superior al más costoso centro de máxima seguridad carcelaria del país. 

Esa cifra fue una de las razones esgrimidas por el mandatario para reactivar esta semana su promesa de cierre, algo que dijo retomará porque su existencia es una «mancha a la reputación de Estados Unidos». 

Hasta ahora de nada han servido los cinco años de promesas del presidente Barack Obama, reiteradas el pasado martes, de cerrar el penal y proceder a transferir a los presos que han recibido la aprobación para ser liberados.

 

(Fuente: teleSUR)