2/16/2013 7:45:14 PM


La inmensa mayoría de los heridos se produjo en la región de Cheliabinsk y buena parte de ellos sufrió cortes por los cristales de las ventanas que estallaron a causa de la onda expansiva. El presidente Putin ha ordenó ayuda inmediata a los afectados. El Gobierno ruso ha hecho una primera estimación de los daños causados por la lluvia de fragmentos de meteorito y ha asegurado que el coste se eleva a un millón de rublos (unos 25.000 euros). El Ministerio del Interior ha actualizado el balance de la caída del meteorito y ha asegurado que ha causado heridas a unas 1.200 personas.


«De acuerdo con los datos más recientes, se ha registrado un millar de heridos, entre ellos 200 niños», han indicado las citadas fuentes. La región más afectada por la caída de los fragmentos de meteoritos ha sido, con diferencia, la de Cheliabinsk y la inmensa mayoría de los afectados han sufrido cortes causados por los cristales de las ventanas que estallaron debido a la onda expansiva.

Respecto al número de personas hospitalizadas, según RIA Novosti, las cifras oficiales oscilan significativamente entre las 34 y las 112, varias de las cuales se encuentran en estado «grave».

Las autoridades rusas han confirmado que el meteorito que afectó este viernes a la zona de Urales, en Rusia, era un cuerpo de gran tamaño que circulaba a 30 kilómetros por segundo y que se desintegró «en pequeños fragmentos» antes de llegar a tierra.

Según el Observatorio de Yekaterimburgo y el Ministerio de Situaciones de Emergencia, una sucesión de partículas de meteoritos acompañada con surcos de humo impactó sobre las regiones de Cheliabinsk, Sverdlovsk, Kurgan y Tyumen (todas ellas en el centro de Rusia), así como en el norte de Kazajistán, hacia las cinco y media de la madrugada, hora española.

La Agencia Nacional Espacial, Roscosmos, ha confirmado las estimaciones anteriores del Ministerio del Interior según las cuales se ha tratado de un meteorito de gran tamaño que se desintegró antes de llegar a tierra «en pequeños fragmentos» y ha afirmado que el artefacto se trasladaba a una velocidad «de 30 kilómetros por segundo».

Según RIA Novosti, las autoridades están intentando determinar dónde han caído los fragmentos. El gobernador de Cheliabinsk, Mijail Yurevich, ha informado de que uno de los restos se precipitó en un lago situado a un kilómetro de la ciudad de Chebarkul. Aparte, un fragmento ha causado el hundimiento del techo de una factoría de zinc en Cheliabinsk, según Interior. También se ha informado de la presencia de fragmentos en las regiones de Tyumen, Kurgan y Sverdlovsk.

«Todos los habitantes de la ciudad quedaron deslumbrados por luces cegadoras, muy brillantes», ha declarado a RIA Novosti un profesor de escuela de Cheliabinsk. «De repente todo se volvió muy brillante, horriblemente brillante« con una «luz blanca inusual», ha añadido.

Las autoridades han movilizado a cerca de 20.000 rescatistas de los servicios de emergencia y han asegurado que los niveles de radiación se mantienen dentro de la normalidad. La agencia nuclear rusa, Rosatom, ha informado de que las centrales atómicas de la zona funcionan sin problemas.

 

(Fuente: telecinco)