20130212055716-ppbxvirenuncia1.jpg

 


11/02/2013 23:39:34 

 

El anuncio de la renuncia al pontificado realizada esta mañana por el Papa Benedicto XVI, debido a su edad avanzada (casi 86 años) y a que no tiene la capacidad adecuada de cuerpo y de espíritu para ejercer bien su ministerio petrino, ha sido acogida con sorpresa y respeto por varios líderes del mundo.


El primer ministro italiano, Mario Monti, afirmó hoy sentirse «muy turbado» por el anuncio de Benedicto XVI, quien fue elegido por el cónclave de cardenales el 19 de abril de 2005 tras la muerte del Papa Juan Pablo II.

 
«Estoy muy turbado por esta noticia inesperada», señaló Monti ante las preguntas de los periodistas en ocasión de un congreso en el que participaba este lunes en Milán (norte de Italia), donde aseguró que nada le habría hecho presagiar esta decisión.

«He sabido de esta noticia hace algún minuto», apuntó el excomisario europeo.

Para el presidente francés, François Hollande, la decisión del Papa Benedicto XVI de poner fin a su pontificado a finales de febrero es «respetable».

«No me corresponde a mi hacer comentarios sobre esta decisión que pertenece a la Iglesia. No tengo que decir si está bien. Es una decisión que refleja una voluntad que tiene que ser respetada», afirmó Hollande a la prensa en Pierrefitte-sur-Seine, a las afueras de París.

Para el vocero del gobierno de Alemania, Steffen Seibert, «durante sus ocho años de pontificado, Benedicto XVI le dio a la iglesia un sello propio. Como cristiano y como católico su decisión me conmueve. Sin duda hay que agradecerle los años en los que fue guía de la iglesia».

El hermano de Benedicto XVI, Mons. Georg Ratzinger, quien reconoció que ya conocía de antemano la decisión anunciada hoy, la calificó de «proceso natural».

«La edad oprime», dijo el Mons. Ratiznger, de 89 años de edad, en declaraciones recogidas por la agencia alemana de noticias DPA, en las que comentó que el médico pontificio aconsejó a Benedicto XVI no hacer más viajes transatlánticos.

El hermano mayor del Papa señaló que Benedicto XVI tiene cada vez más dificultades para andar, lo que complica su vida pública y subrayó que su «hermano quiere más tranquilidad a esta edad».


(Fuente: ACI/EWTN Noticias)


 

Enlaces relacionados: