20130121082655-88362-620-282.jpg


21/01/2013 2:21:58

 

El Partido Socialdemócrata y sus aliados naturales, los Verdes, sumaron 46,3% de los votos. Sólo unas décimas por debajo, queda  la coalición de centro derecha de Merkel. A las regionales de este domingo seguirán las de Baviera, probablemente unos quince días antes de las generales. 

Las elecciones del «Land» alemán de Baja Sajonia, celebradas este domingo, acabaron con una victoria, por la mínima ventaja, del bloque opositor sobre las filas de la canciller, Angela Merkel, según los datos oficiales de la autoridad electoral local. 

El Partido Socialdemócrata y sus aliados naturales, los Verdes, sumaron 46,3% de los votos, unas décimas por encima de la coalición de centro derecha de Merkel, y en el reparto de los escaños de la nueva cámara tendrán un asiento más sobre la necesaria mayoría. 

Los comicios de Baja Sajonia, donde hasta ahora gobernaba una alianza como la de Merkel a escala federal, se consideran un test para las elecciones generales previstas para el próximo septiembre. 

Pese a la enorme popularidad de Merkel —en el mejor momento desde su llegada al poder, en 2005—, la Unión Cristianodemócrata (CDU) que preside habría obtenido un 36,3 %, lo que significa una caída de más de seis puntos respecto a 2008. 

Todo apunta a un trasvase a favor de sus aliados del Partido Liberal (FDP), que alcanzaron un el 9,8 %, después de que durante semanas se les pronosticara incluso quedar degradados a extraparlamentarios. 

El Partido Socialdemócrata (SPD) obtenía, según las cifras a esa hora, el 32,6 %, un avance respecto al 30,3 % obtenido en las anteriores regionales, que les permite, incluso si no logran el relevo en el poder en el «Land», presentarse como vencedores. Sus aliados naturales, los Verdes, se dispararon al 13,6 %, frente al 8 % anterior, lo que asimismo consolida la emergencia de esa formación. 

Las regionales de Baja Sajonia tenían rango de test electoral para las generales, que se espera se convoquen oficialmente esta próxima semana para el 22 de septiembre, en las que Merkel aspira a la reelección, tras dos legislaturas en el poder. En dicho «Land» gobierna una coalición de centroderecha, simétrica a la de la canciller a escala federal, lo que refuerza los paralelismos entre esos comicios y las legislativas para el Parlamento federal (Bundestag). 

El espaldarazo a FDP permite a Merkel seguir contando con un socio si sale ganadora. Con especial expectación se esperaban los resultados del FDP, por los efectos sobre su líder y ministro de Economía, Philipp Rösler, ya que parte de sus filas exigían su relevo. El fuerte espaldarazo en las urnas a esa formación, a la que los sondeos situaban en la cuerda floja del 5 %, mínimo para obtener escaños, da un respiro al líder de la formación y también a Merkel, puesto que le permite seguir contando con su socio, en caso de salir ganadora, para apuntalar su mayoría. 

Fuera de la cámara regional quedó La Izquierda, nacida de la fusión de postcomunistas y disidencia del SPD, que cayó muy por debajo del mínimo, lo que hará que la nueva cámara regional se reparta únicamente entre los dos bloques clásicos, centro-derecha contra socialdemócratas-verdes. Asimismo, por debajo del 5 % quedaron Los Piratas, formación de nuevo cuño que tras una primera fase de efervescencia entre el electorado joven parece haberse desinflado. 

A las regionales de este domingo seguirán las de Baviera, probablemente unos quince días antes de las generales, donde desde hace décadas gobierna la Unión Socialcristiana (CSU), partido hegemónico del «Land», identificado con la prosperidad económica y el conservadurismo. 

 

(Fuente: 20minutos.es)