20120821172702-justicia-sueca.jpg


21/08/2012 11:30:20

 

Suecia tiene una de las leyes más rigurosas en relación al crimen sexual. Los abogados suelen bromear con que los hombres deben pedir permiso escrito antes de tener sexo.


Para ser acusado de abuso sexual en Suecia, no necesariamente tiene que haber violencia.

Es lo que la gente suele pensar, pero en la práctica si uno fuerza a alguien a tener sexo sin su consentimiento no se necesita usar violencia del todo. El que comete el crimen puede estarse aprovechando de una difícil situación de la mujer en cuestión.

Según la ley sueca, la definición de violación tiene tres grados.

La más seria, incluye violencia directa. Debajo de esta existe el concepto de «violación regular», que incluye violencia pero de corte más suave. La tercera categoría sostiene la idea de la «coerción ilegal», que, en general, considera una violación a una relación sexual que se aproveche y presione las emociones de otra persona.

Las tres categorías son condenadas con prisión, de diez, seis y cuatros años de duración respectivamente.

Las mujeres que acusan a Assange no han querido dar los detalles de las supuestas agresiones, porque, según Borgstrom, eso le daría mucha información a Assange.

No obstante, dijo, se esperaría que Assange, en caso de ser encontrado culpable, sea condenado a prisión por cuatro años.

Julian Assange tiene cuatro cargos en Suecia: «coerción ilegal» por haber sujetado a una mujer, «acoso sexual» por no haber querido usar un condón, «acoso deliberado» y «violación» de una de las mujeres, pues tuvo sexo con ella mientras dormía y sin condón.

La pregunta que el eventual tribunal sueco tendría que responder es cuándo y cómo fueron las relaciones sexuales consensuales y no consensuales que Assange tuvo con las mujeres.

Assange no ha sido condenado por la ley sueca, sino acusado y llamado a indagatoria.

 

(Fuente: BBC Mundo)