20120716021932-hanser-garcia-el-pollo.jpg

 


15/07/2012 20:15:40

 

Desde los tiempos de Falcón y Bent no ha habido —ni siquiera Imaday Núñez— un nadador tan popular como Hanser García. Ni tan bueno. Es más, ahora mismo hay pocos deportistas en Cuba tan aclamados y seguidos como este librista introvertido, huidizo ante las cámaras, temerario en el agua, de arrancada horrible, pero de remates implacables. El Pollo ha despertado en la afición una rara expectativa.

  

Sus tiempos, suponemos, clasifican dentro de lo lógico para la época del año en que los ha logrado. Un 22.43 segundos en 50m, válidos para el puesto sesenta del ranking, y un 48.85 en cien metros que lo ubican en el lugar treinta y cuatro. 

Los escalafones, tampoco nos alarmemos, son engañosos. César Filho, por ejemplo, encabeza el listado en los cincuenta libres, pero en cien no aparece hasta el séptimo puesto. Registra un simpático 48.28 que, a quién le caben dudas, en Londres será destruido. 

Precisamente en esta distancia Hanser ostenta mayores posibilidades. Aunque su vuelta a mitad del trayecto no es la mejor, cuenta con más tramo para recuperarse de sus deficientes salidas, cuestión que de Guadalajara hacia acá seguramente habrá mejorado. 

Pero para incluirse en la élite, y sobrepasar el terreno de las sorpresas, Hanser deberá bajar los 48 segundos, o rozarlos. 

El 48.32 plateado de los Panamericanos no será suficiente. 

Por su parte, el otro representante cubano, Pedro Medel, no sobrepasará las preliminares en los doscientos metros espalda. Anclado en el puesto 79, con dos minutos y centésimas como mejor marca, el hecho de convertirse en olímpico será para el muchacho recompensa suficiente.

 

(Fuente: Cubadebate)