20120530142142-asesino-de-nino-2.jpg


 

30/05/2012 8:13:05

 

El hombre que confesó haber estrangulado al niño de 6 años Etan Patz, desaparecido en Nueva York en 1979, fue incriminado por homicidio en segundo grado (no premeditado). Pedro Hernández, de 51 años, a fines de la década del '70 trabajaba como empleado en un pequeño negocio de alimentos en Manhattan, en el barrio Soho, donde Etan fue visto por última vez.


El 25 de mayo de 1979 el pequeño había obtenido por primera vez el permiso de sus padres para tomar el autobús escolar solo. Etan les había dicho que compraría una gaseosa antes de ascender al vehículo. El niño nunca retornó a su hogar.

Hernández confesó a la policía que sedujo al niño con la promesa de la gaseosa y lo llevó a un sótano de un edificio, el 448 de West Broadway, donde lo estranguló y luego colocó el cuerpo en una bolsa plástica y lo tiró a la basura.

La desaparición del pequeño Etan Patz en ese entonces generó gran polémica y emoción en el país: el caso provocó que el presidente Ronald Reagan en 1984 firmara una ley sobre niños desaparecidos y cambió la sensibilidad de la policía y la opinión pública sobre este tema.

Hernández vivía en New Jersey, en la ciudad de Maple Shade, con su esposa y una hija. Es la primera persona arrestada en 33 años de investigaciones sobre el caso Etan tras numerosas falsas pistas.

De acuerdo con el jefe de la policía de Nueva York, Raymond Kelly, un giro en las investigaciones tuvo lugar un mes atrás luego de que el FBI y la policía hicieran un pozo en una bodega de un edificio vecino sin finalmente hallar rastros.

El hombre confesó el delito en una deposición de tres horas registrada por una videocámara. Hoy por la mañana fue trasladado de la cárcel a un hospital para ser curado de una enfermedad no precisada.

 

(Fuente: ANSA)