20120521034351-pinguinos-gay.jpg


 

20/05/2012 21:39:43

 

Inca y Rayas, dos pingüinos macho de Faunia, comenzaron su relación hace seis meses, en pleno invierno, cuando los responsables del zoo de Madrid decidieron dar en adopción un huevo para que lo incubaran. En unas semanas se espera el nacimiento del polluelo de pingüino con dos padres.

 

Según los expertos, la adopción no supondrá problema alguno, ya que los pingüinos machos tienen un instinto maternal muy desarrollado, y, de hecho, son ellos los que suelen incubar los huevos en estado salvaje, durante los 35 días que dura el proceso. 

No se trata de un caso de homosexualismo como tal  sino de una tendencia en todos los grupos del reino animal, simplemente porque confunden un sexo con el otro.

La conducta homosexual, explican los científicos, puede incluir tanto el cortejo y el apareamiento como la crianza. Y son comportamientos que pudieron haber surgido como mecanismos de evolución a través de generaciones sucesivas.

Mas, poco importa todo ello a Inca y Rayas, que por ahora incuban el huevo como cualquier pingüino hembra. Ambos lo protegen a vida o muerte. Se quieren igual que si fueran macho y hembra, se cortejan igual, y se montan igual.