20120407093422-2012-4-4-acybzinkswjjeztkpxznz6.jpg


07/04/2012 3:28:04

 

Que un poeta que perteneció a las SS Nazis escriba poemas antisemitas parece natural.Lo increíble es que la Academia Sueca le haya dado el Premio Nobel de Literatura a éste poeta, un premio que se le negó al escritor argentino Jorge Luis Borges y a otros grandes escritores. Veamos un resumen de lo comentado al respecto por los medios de prensa. Luego, el poema. Después, saque usted sus propias conclusiones. 

 

El Ministerio Israelí de Relaciones Exteriores calificó el jueves de «lamentable» el poema del Premio Nobel Alemán de Literatura Günter Grass en que defiende a Irán,  estimando que la «potencia atómica de Israel amenaza la paz mundial». 

«Este paso de Günter Grass de la ficción a la ciencia-ficción es de muy mal gusto, su poema es lamentable y carece totalmente de gracia», afirmó a la AFP un portavoz del ministerio, Yigal Palmor. 

Por su parte, el historiador Tom Segev estimó en el diario Haaretz (oposición de izquierda) que el escritor alemán era «más patético que antisemita». 

«La comparación entre Israel e Irán es injusta pues contrariamente a Irán, Israel jamás ha amenazado a otro país de borrarlo del mapa», agregó Tom Segev. 

En el cotidiano Maariv (centro derecha) el comentarista Shai Golden estima que las declaraciones de Günter Grass «no prueban necesariamente un antisemitismo sino su rechazo a asumir su responsabilidad por sus crímenes históricos». 

«Estoy de acuerdo con casi todo lo que dice. Pero, simplemente no tiene el derecho moral ni histórico de decirlo», estimó el comentarista, invocando «la traición del principio de la expiación con la que cada alemán debe estar comprometido para siempre cuando habla de Israel y de los judíos». 

El poema «Lo que debe decirse» («Lo que hay que decir») escrito en prosa y publicado en el diario alemán Süddeutsche Zeitung denuncia eventuales ataques israelíes contra instalaciones nucleares iraníes como un proyecto que podría llevar a «la erradicación del pueblo iraní porque se sospecha que sus dirigentes construyen una bomba atómica». 

Al mismo tiempo, está «este otro país, que desde años dispone de un arsenal nuclear creciente —aún cuando se mantiene el secreto— y sin control, porque no se permite ninguna verificación», prosigue el Nobel de literatura 1999, apuntando a Israel sin nombrarlo inmediatamente. 

Grass denuncia «el silencio generalizado de este hecho establecido» —que califica de «pesada mentira»— porque «el veredicto de antisemitismo será pronunciado inmediatamente» contra quien la rompa. 

Nota necesaria: En 2006, Günter Grass, conocido por sus posiciones de izquierda, reconoció haber formado parte de las Waffen SS en su juventud. 

(Extraído de ecodiario.eleconomista.es)

 

LO QUE HAY QUE DECIR

(Extraído, traducido y adaptado del diario alemán Der Spiegel)

Por Gunter Grass

 

«¿Por qué estoy en silencio, en silencio demasiado tiempo, ante lo que es evidente?  Se está preparando algo igual que en los Juegos de Guerra ,  en los que, al final,  si nos toca ser los sobrevivientes,  obtendremos las mejores calificaciones. 

Se ha alegado que hay derecho a efectuar una guerra preventiva, ya que así se podrá liberar al pueblo iraní subyugado por un fanfarrón,  que el júbilo de los iraníes está organizado mientras que el gobierno esconde la producción de una bomba atómica. 

Pero ¿por qué yo digo que hay otro Estado, sin llamar a ese otro país por su nombre,  que durante años, aunque en secreto, ha logrado una creciente capacidad nuclear, la cual está fuera de control,  ya que no accede a ella ningún inspector? 

El general ocultamiento de este hecho, me ha subordinado a mi silencio,  tengo la sensación de mentiras dañinas y coacción, la sanción está a la vista cuando se ignora y el veredicto de «antisemitismo» es familiar. 

Pero ahora, a mi país una y otra vez se le pide explicaciones por sus crímenes innatos e incomparables, ... puramente con fines comerciales  ya que con «labios veloces» se exige como compensación otro submarino más para Israel ... cuya especialidad es dirigir ojivas aniquiladoras hacia donde no se ha probado la existencia de una sola bomba atómica, pero se utiliza como  «evidencia válida» ... el temor.  Yo digo lo que es necesario que se diga. 

Pero ¿por qué me quedé callado hasta ahora? Como ya he dicho,  si opino, mi origen con mis manchas imborrables me tienen marcado, prohibiéndoseme por esa causa hablar de la auténtica realidad de israel, país al cual me siento sometido. 

¿Por qué digo ahora,  que estoy viejo y en mis últimos pasos, que la potencia nuclear Israel está poniendo en peligro la ya frágil paz mundial? 

Porque mañana podría ser demasiado tarde... Porque nosotros podríamos convertirnos en cómplices de un crimen predecible.  Nosotros, los alemanes ya cargamos con bastantes culpas como para tener que utilizar las excusas usuales para esconder nuestra complicidad. 

Y sí, yo no voy a callarme más, porque yo estoy cansado de la hipocresía de Occidente. Además puede ser que mis palabras liberen a muchos del silencio, para que puedan adherir a la aparentemente peligrosa causa de renunciar a la violencia y que esto permita asegurarnos de que un libre y permanente control del potencial nuclear israelí y de las instalaciones nucleares iraníes por parte de una autoridad internacional sea permitido por los gobiernos de ambos países. 

Sólo de esta manera todos los israelíes y  palestinos, más que eso, todas las personas que viven en esta región ocupada por unos enemigos delirantes,  se unirán y se ayudarán entre ellos».