20120407065816-solar-tornado-644x362.jpg


 

06/04/2012 23:33:21

 

Imagine un tornado cinco veces más grande que la Tierra y compuesto por un material tan ardiente como el que debe de dar forma al peor de los infiernos. Ese fenómeno es real. Científicos de la Universidad de Aberystwyth (Reino Unido) pudieron filmarlo en septiembre de 2011 y ahora lo han dado a conocer.

 

El nuevo y gigantesco tornado solar, «único y espectacular», según los científicos, fue detectado por el Observatorio de Dinámica Solar (SDO), un satélite de la NASA lanzada hace dos años que se dedica a estudiar el comportamiento de nuestra estrella.

«Esta es quizás la primera vez que un enorme tornado solar es filmado por una cámara. Anteriormente, el satélite SOHO había descubierto otros mucho más pequeños, pero no pudieron ser grabados», explica el investigador Xing Li, uno de los descubridores del torbellino. El equipo cree que el fenómeno está relacionado con el desencadenamiento de las tormentas solares.

La sonda detectó gases supercalientes entre 50.000 y 2.000.000 de grados Kelvin en forma de espiral y viajando alrededor de 200.000 kilómetros a lo largo de trayectorias helicoidales por un período de al menos tres horas. Estos gases solares se mueven a 300.000 kilómetros por hora, cuando los tornados terrestres pueden llegar a 150 kilómetros por hora.

Los tornados ocurren a menudo en la raíz de enormes eyecciones de masa coronal. Cuando se dirigen hacia la Tierra, estas eyecciones de masa coronal pueden causar daños significativos a nuestros satélites e incluso noquear la red eléctrica.

Las últimas tormentas solares del 8 al 10 de marzo, que obligaron a desviar vuelos sobre el Ártico y afectaron a las comunicaciones por radio en algunos puntos del planeta, vertieron suficiente energía a la atmósfera superior de la Tierra como para poder abastecer cada domicilio de una ciudad como Nueva York durante dos años.

 

(Fuente: ABC)