20120401114700-img-7321.jpg


 

01/04/2012 5:28:38

 

La cirugía de Jaya Maharaj es notoria no sólo por lo pequeña que es la niña ( solo 15 minutos de vida), sino también porque muchos fetos con su trastorno, un bloqueo cardiaco congénito, no sobreviven al embarazo. 


Las investigaciones realizadas hasta la fecha han mostrado que del 20 al 50 por ciento de los individuos a los que se les diagnostica prenatalmente mueren en el útero o pocas semanas después de nacer. Sin embargo, practicar un parto prematuro para implantar un marcapasos también acarrea sus propios riesgos. 

El bloqueo cardiaco congénito se desarrolla si, durante el embarazo, el sistema inmunitario de la madre ataca por error a las fibras nerviosas que transmiten las señales de los latidos del corazón a través del músculo cardiaco del feto. Cuando esto sucede, el ritmo cardiaco del feto se vuelve peligrosamente lento. Se puede desarrollar una insuficiencia cardiaca congestiva, en la que el cuerpo no puede obtener el oxígeno suficiente para crecer. Peor aún, las diferentes cámaras del corazón pueden latir de modo no coordinado, y se puede detener el corazón. 

El Dr. Yasser El-Sayed, el tocólogo especializado en situaciones de alto riesgo que supervisó los cuidados a Leanne Maharaj, la madre de Jaya, durante el embarazo, y la neonatóloga Valerie Chock, trabajaron con especialistas en cardiología pediátrica, electrofisiología cardiaca, cirugía cardiaca, anestesia cardiovascular, terapia respiratoria y farmacología, para asegurarse de no pasar por alto aspecto alguno del complejo caso de Jaya y Leanne. Estas colaboraciones son frecuentes en el Centro de Salud Fetal y Materna del citado hospital, el cual coordina la atención médica para embarazos de alto riesgo y ya había tratado algunos casos de bloqueo cardiaco congénito anteriormente. 

El equipo médico evaluó dos veces por semana el estado de Jaya antes de nacer, monitorizando su ritmo cardiaco y crecimiento. A Leanne le suministraron una medicación para mitigar en la medida de lo posible los daños infligidos continuamente contra el corazón de Jaya. Como la pequeña estaba creciendo y no presentaba signos de insuficiencia cardiaca, el equipo decidió que podían esperar hasta la semana 31 de la gestación para provocar el parto. 

El día del parto, Leanne fue llevada al quirófano donde unos 25 especialistas esperaban para practicar la cesárea y estabilizar a la recién nacida. En la sala de operaciones contigua, otro equipo, el del cirujano Katsuhide Maeda, aguardaba preparado para la operación de cirugía que se le tenía que realizar a Jaya. 

En esta operación, se le implantó un marcapasos a Jaya, y cuando ella contaba ya con dos horas de edad, su ritmo cardiaco se había elevado hasta el valor normal.

Después de la intervención quirúrgica, Jaya pasó seis semanas en la Unidad de Cuidados Intensivos Neonatales. Con su corazón bombeando sangre adecuadamente, creció con rapidez y, en el momento de escribir estas líneas, ya hace varias semanas que está en su hogar.

El pronóstico médico de la pequeña es excelente. Necesitará reubicaciones y recambios del sistema del marcapasos a medida que crezca, pero por lo demás podrá llevar una vida normal.

 

(Fuente: SoloCiencia/España)

 

Haz click aquí para ver vídeos sobre Marcapasos a una bebé