20120312161514-hormigas.jpg

 

12/03/2012 10:13:08

 

Las Hormigas constituyen un ejemplo de persistencia, coraje y diligencia. Estos insectos no esperan por «grandes proyectos» para comenzar el día. Lo  trabajando, con lo que tienen a la mano, sin detenerse,  siempre avanzando.

 

Laboran como un ejército, con orden y disciplina, de modo que la suma de muchos pequeños trabajos da como resultado un proyecto fabuloso, lo cual podemos comprobar si observamos con una lupa el nido de las hormigas, una extraordinaria obra de ingeniería que los seres humanos difícilmente lograríamos realizar.

En su bregar las hormigas consumen todo lo que encuentran, guardan, ahorran, almacenan. Y al hacerlo, no pasan hambre. Instintivamente, saben que el invierno vendrá y que no habrá condiciones favorables las arduas faenas por la supervivencia, de ahí que hagan provisión para cuando llegue el inclemente  frío. Cuando otros animales pasan hambre, están alimentadas y protegidas en su hormiguero.

De las hormigas debíamos aprender que la vida es lucha, y que para salir victoriosos se necesitan sus cualidades.