20111119053504-lula.jpg

 

 

18/11/2011 23:22:04 

 

El ex presidente brasileño Luiz Inácio Lula da Silva se afeitó la barba y la cabeza anticipándose a la caída del cabello que sufrirá como consecuencia de la quimioterapia. Fue su esposa Marisa Leticia quien subió a su página una fotografía de un Lula sin cabellera y sin barba, pero con bigote y sonriente.

  

Lula, de 66 años, recibió el pasado 29 de octubre un diagnóstico de cáncer en la laringe y dos días después empezó el tratamiento con quimioterapia en el Hospital Sirio Libanés de Sao Paulo, donde le fue descubierta la enfermedad. 

El ex presidente permaneció sólo unas horas en el hospital y luego se recluyó en su apartamento en Sao Bernardo do Campo, ciudad vecina de Sao Paulo, donde ha continuado con el tratamiento. 

En su residencia, Lula ha recibido desde entonces la visita de varios políticos brasileños, entre ellos la presidenta Dilma Rousseff, su sucesora. 

Rousseff, que también se trató de un cáncer linfático en el Sirio Libanés cuando todavía era ministra de Lula, en el año 2009, lo visitó el pasado 10 de noviembre y afirmó luego que el ex mandatario «está muy bien». 

Rousseff estuvo acompañada en esa ocasión por el ministro brasileño de Salud, Alexandre Padilha.

En su casa, Lula toma la medicación prescrita por los médicos a través de un catéter, y ha recibido también innumerables muestras de apoyo de dignatarios extranjeros, políticos brasileños y ciudadanos anónimos.