20110717082504-equinoterapia.jpg

 


17/07/2011 1:33:16

                            

Un centro de rehabilitación con el empleo de la terapia equina funciona en la provincia central cubana de Ciego Ávila para brindar tratamientos a niños discapacitados de diversas patologías. 

 

La unidad, ubicada en el parque zoológico de la ciudad de Ciego de Ávila, se inserta dentro del proyecto nacional de equinoterapia —iniciado en Cuba en el 2002— que aprovecha las bondades del caballo como método terapéutico y educacional. 

El centro atiende actualmente a unos 40 infantes sordosciegos, autistas, con Síndrome de Down y con discapacidades físico-motoras u otras afectaciones. 

Para el tratamiento disponen de un equipo multidiciplinario formado por fisiatras, fisioterapeutas, logopedas, psicopedagogos, pediatras, neurólogos, profesores de equitación y educación física, además de los familiares de los niños. 

El local tiene condiciones muy favorables, cómodas y un entorno agradable para la rehabilitación exitosa de los pequeños, ya que cuenta con dos caballos, colchones y pelotas, entre otros equipos. 

En septiembre próximo incorporarán algunos animales vivos que le servirán a los menores como mascotas, a la vez que los ayudarán en su recuperación. 

La equinoterapia constituye una vía muy efectiva para la rehabilitación de los discapacitados en aras de mejorar su salud y el desarrollo educativo. 

Según especialistas en la materia, el movimiento armónico del paso del caballo regula el tono muscular y la función del sistema vestibular del cuerpo humano. 

En tanto, cabalgar pone en actividad todos los músculos del cuerpo del jinete, ayuda a recuperar la función neurológica disminuida y a suplir la del área motora dañada. 

También, amplía el ángulo articular de los miembros inferiores, incrementa el patrón de locomoción y ayuda en las correcciones de la postura del cuerpo en los discapacitados. 

Cuba posee casi una veintena de áreas ecuestres para estos fines, método que ha mostrado sus bondades para rehabilitar, también a infantes aquejados de otras dolencias, como parálisis cerebral y operados de cardiopatías congénitas. 

 

(Fuente: PL)