20110611053330-einos-2.jpg


  

10/06/2011 11:30:27 PM

 

La principal autoridad epidemiológica en Alemania informa de que finalmente y «casi con total seguridad», los brotes de soja cultivados en una granja orgánica del norte de Alemania serían la causa de la virulenta mutación de la bacteria E.Coli que ha matado ya a 30 personas e infectado a tres mil. 

 

«Son los brotes de soja», ha anunciado taxativamente Reinhard Burger, presidente del Instituto Robert Koch. Las autoridades sanitarias y del Instituto Federal de Evaluación de Riesgos han convocado a los medios en Berlín para revelar el origen de la peor epidemia padecida en décadas en Europa y anunciar de paso el levantamiento de la alerta general contra el consumo de pepinos, lechugas y tomates crudos. 

Los brotes de semillas germinadas cultivados en una pequeña explotación agrícola en Bienenbüttel, en Sajonia Inferior, son los responsables de la infección de una E.coli evolucionada y tóxica. 

La granja orgánica se encuentra a 90 kms de la ciudad de Hamburgo, principal foco de la epidemia. Los cultivos naturales o bio, y el posible empleo de aguas residuales, han estado en el punto de mira desde el inicio; pero también lo estuvieron algunos pepinos y tomates españoles, en una pista que se reveló luego apresurada e infundada. 

La que debería haber sido la «crisis de los brotes alemanes» fue en un primer momento la «crisis de los pepinos españoles» después de que la senadora de Salud informara de que pepinos procedentes de España era los causantes de las graves infecciones intestinales en base a unos resultados analíticos. Después de varios días, otros tests dieron negativo y los pepinos fueron declarados «inocentes». 

El daño ya estaba hecho, El sector hortofrutícula español cifra sus pérdidas en millones de euros.

 

 

(Fuente: ABC-España/ REUTERS/ Ramiro Villapadierna)

 


Lea también:

 

La «crisis del pepino» en los medios alemanes: ¿información o sensacionalismo?