20110323075624-soldado-yanqui.jpg

 

23/03/2011 2:55:27

 

En la foto, como si se tratara de un trofeo, un soldado norteamericano posa para la cámara sosteniendo de los cabellos el cadáver de un niño afgano. Son 12 los soldados involucrados, acusados de varios asesinatos. Los consejos de guerra comenzarán hoy, en Seattle. 

 

El menor abatido, hijo de un granjero de la ciudad de Kandahar, supuestamente amenazó a las fuerzas armadas con una granada. En venganza, los soldados lo asesinaron, se tomaron fotografías y luego lo remataron con una granada a la vez que descargaban sus armas sobre el cuerpo. 

De acuerdo con el diario británico The Guardian, los militares implicados se dedicaban a mutilar los dedos de sus víctimas, además de quedarse con sus dientes como trofeo. Uno de los protagonistas de las fotos, Jeremy Morlock, aceptó declarar en contra de sus compañeros para que le sea reducida la pena a un máximo de 24 años de prisión. 

Su confesión apunta a su superior, el sargento Calvin Gibbs, como el culpable de las matanzas del grupo.