20110208082420-cadaveres-exquisitos.jpg


08/02/2011 2:22:18


Esta obra no pasará a la historia por sus virtudes literarias, sino por sus cualidades morbosas. Dicho de otro modo, «Cadáveres exquisitos» es ese tipo de literatura enfermiza que tanto gusta en estos tiempos. El libro fue publicado en 1987 y Global Rhythm lo ha desempolvado para el público castellano, según reseñan hoy La Prensa . Todo, gracias a una imagen inédita de Marylin Monroe, sacada de entre sus páginas, y que ahora alimenta  el misterio y la fascinación que durante décadas ha rodeado la muerte del ícono del cine norteamericano.


Su autor, Thomas T. Noguchi, ejerció la medicina forense en el condado de Los Ángeles entre 1961 y 1982, un período rico para él en muertos insignes y muertes enigmáticas, sobre todo si consideramos que su jurisdicción incluía Hollywood, Beverly Hills y otros barrios no menos tormentosos de la capital del cine, en los que tuvieron lugar algunas de las muertes más enigmáticas de la época y sobre las que siempre recaía la misma duda: ¿muerte natural, homicidio o suicidio?

El autor arroja luz sobre las circunstancias sospechosas de las muertes de un buen número de estrellas y famosos. Pues el llamado «forense de las estrellas»  «privilegiado» en eso de palpar vísceras tan entrañables como las de Marilyn Monroe o Natalie Wood, y entrañas tan viscerales como las de John Belushi o Janis Joplin.

En «Cadáveres exquisitos», T. Noguchi plasma todos sus recuerdos, según cuentan para defenderse de quienes cuestionaban su profesionalidad y de las presiones sociales que lo rodeaban.

El eminente galeno adoraba las ruedas de prensa con sus flashes y sus pompas, pequeña flaqueza que condujo primero a sonadas polémicas, y después, a su deposición. Sea como fuere, el ilustre patólogo tomó entonces la sabia decisión de seguir hablando y escribiendo por los codos.

¿Se deshicieron de Marilyn para encubrir sus amoríos con Robert Kennedy? ¿Intervino un segundo pistolero en el asesinato de éste? ¿Qué hacía Robert Wagner mientras su encantadora esposa se ahogaba en las aguas del Pacífico vistiendo un camisón de franela? ¿Estaba William Holden borracho como una cuba cuando se partió la crisma? ¿Quién acompañaba a Janis Joplin el día del golpe final? ¿Qué depravaciones reventaron a John Belushi? ¿Cómo se explica el feroz ensañamiento de Charles Manson y sus acólitos? Pues si dan con el libro, léanlo.

 

(Fuente: Lecturalia)