20110129081852-13.ataques-informaticos.jpg

 

29/01/2011


Tras los ataques a tiros, con granadas e incluso con coches bomba que sufrieron los medios de comunicación en México en el 2010, el nuevo año que recién comienza inauguró nuevas modalidades más sutiles, pero igual de efectivas en las agresiones a la prensa: la suplantación de identidad para intimidar y difundir información errónea con finalidades políticas, reportó el Centro de Periodismo y Ética Pública (CEPET).

Presuntos hackers infiltraron información falsa en la cuenta de Twitter de Telediario, un servicio informativo del Grupo Multimedios en Monterrey —que también es dueño de Milenio Televisión— reclamando por el cambio de su línea informativa.

El mensaje aseguró que el gobernador de Nuevo León había sufrido un atentado y que había fallecido. Pero luego las siguientes alertas en Twitter acusaron al medio de «venderse» y recibir dinero y le conminaron a «alinearse». «No nada más existe un solo cartel, para que cumplan con los negocios», dijo una alerta que reprodujo Terra y que varios medios interpretaron como una amenaza directa de una banda del narcotráfico.

El diario Milenio afirmó que no sólo la cuenta de Twitter de Telediario había sido infiltrada, sino también su cuenta en Facebook y su sitio de Internet. Multimedios dio aviso, también a través de Twitter, de que la cuenta de Telediario había sido «hackeada»y la cerró de manera temporal. El propio gobernador Rodrigo Medina salió a desmentir, vía Twitter, el atentado y a pedir a la población que no hiciera caso a los «rumores».

Otro caso de robo de identidad ocurrió el miércoles 19 de enero, cuando en al menos cinco municipios del sureño estado de Guerrero fueron difundidas cientos de portadas falsas del periódico La Jornada Guerrero con información destinada a desacreditar a uno de los candidatos a gobernador del estado, reportó el propio periódico afectado.

Las portadas falsas circularon en la madrugada antes de que la edición original fuera distribuida. Los propietarios de la Jornada Guerrero presentaron una denuncia contra los responsables de esta acción.

El CEPET pidió a las autoridades estatales y federales que investiguen los hechos e instrumenten «las medidas necesarias para garantizar el libre desempeño del trabajo periodístico».

(Fuente: Periodismo en Las Américas /Mónica Medel )

 

 

Artículos relacionados