20110105220326-img-1213.jpg-2.jpg

05/01/2011 9:24:13

Solo 2,5 muertes por cada mil nacidos vivos en 2010. Se trata de la tasa de mortalidad infantil más baja de Cuba, y el menor registro en la historia de una provincia. No hubo decesos en tres de los 13 municipios: Quemado de Güines, Encrucijada, Camajuaní, y en la zona del Plan Turquino Bamburanao. Tampoco se reportan decesos maternos.

Durante la etapa nacieron más de 8 mil niños, cifra similar a la alcanzada en 2009. Significativo que en Santa Clara este indicador, dada las complejidades de la capital provincial, permanezca en 2,4 muertes por cada mil nacimientos.

Todo ello fue posible por el vínculo entre la atención primaria y secundaria, el esfuerzo de las unidades de cuidados intensivos, los servicios de ginecología, obstetricia y neonatología, el aporte de los centros de genética, y la sala de cuidados especiales del hospital Mariana Grajales.

De importancia, además, el vínculo existente entre las entidades de salud y otros sectores sociales así como el de organizaciones como la Federación de Mujeres Cubanas (FMC) y los Comités de Defensa de la Revolución (CDR). Loable resaltar el trabajo de los 29 hogares maternos y del grupo de especialidades en función del Programa de Atención Materno Infantil (PAMI) en el territorio.

Villa Clara tiene un índice de bajo peso al nacer de 4,1 ante el 5 % permisible, aunque los registros de mortalidad se incrementan en las edades de 1 a 14 años debido fundamentalmente a la ocurrencia de accidentes del tránsito y a enfermedades malignas.

(Fuente: Periódico Vanguardia/Ricardo González