20101010030841-nanjing-530x354.jpg

09/10/2010 16:48:20

Acabo de ver una película sobre la matanza de Nanjing, ganadora de la Concha de Oro del Festival de Cine de San Sebastián: «Ciudad de vida y muerte» (City of life and death), dirigida por Lu Chuan, y protagonizada por Qin Lan y Liu Ye. El film muestra los entresijos de una masacre real, que significó la muerte de miles de personas durante la ocupación japonesa de la ciudad china de Nanjing, en 1937.

En formato VCD llegó a mis manos apenas 10 días después del sábado 26 de septiembre, cuando el jurado dio a conocer su veredicto, y —según la nota de del sitio digital asiared —, «la sonrisa de Lu Chuan  se convirtió en felicidad exultante y su discurso se llenó de agradecimientos y de elogios a todos; al festival, al jurado, al público, a la ciudad…»

Según el sitio digital después de cuatro años de rodaje, «no exento de trabas burocráticas y con un despliegue de medios económicos y humanos considerable», Lu Chuan «supo conjugar cabeza y corazón y obtener un drama sentido junto con una objetividad responsable».

Lógico, tratándose de una película de género, ambientada en el Nanjing de los años 30 y que abordaba un tema sensible, incluso en la China actual.

A pesar de conocer de antemano lo delicado del tema el joven director chino quiso desenterrar  los hechos y llevarlos a la pantalla. «Me parecía increíble que en Japón nadie supiera de este holocausto, ya que los libros de texto no hablan de él», dijo el cineasta.

Con sólo tres películas en su filmografía, Lu Chuan, supo conjugar cabeza y corazón y obtener un drama sentido junto con una objetividad responsable (tratamiento histórico), cualidad principal que le mereció el galardón conquistado en San Sebastián, además de reconocer «la excelencia narrativa de la cinta y el enfoque minucioso de la psicología de los personajes y de sus dudas morales», un aspecto muchas veces olvidado en las películas de género.

En «Ciudad de vida y muerte» se van alternando los puntos de vista de los japoneses y de los chinos, de ahí la honestidad del discurso que acerca la película al espectador y demuestra que la guerra es cruel para los dos bandos.

«No pretende ser sólo una película sobre China, sino también un alegato antibelicista universal», declaró Lu Chuan a Anna Zaera, autora de la reseña que publica asiared.

Rodado en blanco y negro y a través de un gran angular, «Ciudad de vida y muerte» consiguió hacerse también con el premio a la mejor fotografía. (Cao Yu).

Si quiere conocer más sobre el cine chino actual visite esta sección de asiared, donde también se habla de libros, viajes y negocios, en inmensa, enigmática y fascinante nación.

Otros films asiáticos en  Catalunya- Sitges 2010

La 43ª edición del Festival Internacional de Cinema Fantástico de Catalunya - Sitges 2010 presenta una amplia oferta de películas asiáticas. Nombres consagrados como Zhang Yimou, que compite con «A woman, a gun and a noddle shop», Takashi Miike y sus «13 assassins» o «Outrage», de Takeshi Kitano, junto a nombres menos conocidos como Pang Ho-cheung, que concursa con «Dream home», el japonés Tetsuya Nakashima y su trabajo «Confessions» o debutantes como el surcoreano Jang Cheol-soo y su filme «Bedevilled». El festival programa desde superproducciones como «Bodyguards and assassins» de Teddy Chen, o «Ip Man 2», a propuestas radicales, como la tailandesa «Slice», o muestras del nuevo cine vietnamita.