20100918051451-1.cobertubra-sobre-quema-del-coran.jpg

La propuesta en julio pasado del pastor bautista Terry Jones de organizar un día internacional para la quema del Corán, programado para el 11 de septiembre, en el noveno aniversario de los ataques terroristas en Estados Unidos, concitó la atención de medios de todo el mundo y levantó interrogantes sobre el papel que jugaron los periodistas en convertir la idea de Jones en una de las principales historias que acapararon los titulares de la prensa internacional.

Ahora que Jones dijo que había postergado la protesta, los medios han tenido un momento para reflexionar sobre cómo debieron haber cubierto la historia y cuál fue su papel en transformar a un pastor desconocido y marginal como Jones en el protagonista de la noticia.

El New York Times afirmó que Jones fue capaz de concentrar la atención de la prensa debido a «la calma de las noticias del verano y las exigencias de un ciclo de noticias las 24 horas.» Su llamado a quemar el Corán primero fue recogido sólo por sitios web y blogs, pero muy pronto los siguieron la cadena CNN, la agencia de noticias Associated Press (AP) e incluso el New York Times.

Con la historia dominando las noticias esta semana, la radioemisora NPR dijo que los periodistas deben asumir parte de la responsabilidad por empujar el asunto. Medios como la cadena de televisión Fox News y AP también opinaron sobre cómo habrían cubierto el evento. Fox dijo que lo habría ignorado, mientras que «AP fue incluso más allá y afirmó que no da cobertura a eventos que «son fabricados gratuitamente para provocar y ofender».

NPR también apuntó que en la raíz de la controversia generada por Jones está la Constitución y la libertad de expresión. En ese sentido, en una era digital en que cualquiera puede subir material de corte periodístico a Internet, Forbes abrió un debate sobre si YouTube debía o no censurar videos que mostraban la quema del Corán.

Con un llamado a las organizaciones de prensa a ser responsables y proporcionar contexto, Hisham Melhem, el jefe de la corresponsalía en Washington de Al Arabiya, fue parafraseado por Político diciendo que, al final, no importa si la prensa cubre o no la manifestación convocada por Jones, ya que «incluso una sola foto capturada por la cámara de un teléfono celular y puesta en Internet podría tener consecuencias devastadoras».

Clay Shirky escribió en el New York Times que más allá de los medios tradicionales convirtiendo una idea marginal como la de Jones en una gran noticia, las redes sociales en Internet también tuvieron un papel central en la gestación de la polémica. «Utilizando las redes sociales, él logró una especie de alcance mundial con el que jamás habría soñado cuando unos pocos periódicos y cadenas de televisión definían cuáles ideas recibían circulación internacional».

Lea también: