20100821055620-haarp-nexus.jpg

El aparato de HAARP es una inversión del radiotelescopio; las antenas envían señales en vez de recibirlas. HAARP es el test manejado por una superpoderosa tecnología de ondas radiantes que incide en zonas de la ionosfera al enfocar un rayo y calentar esas zonas. Entonces las ondas electromagnéticas rebotan hacia la tierra y lo penetran todo: lo vivo y lo inerte.

La Tecno-red es la forma de protesta de los años 90, en las avenidas de la información. Por ejemplo, una cantidad creciente de personas del mundo entero accede a Internet para llamar la atención sobre un cuestionable proyecto militar en Alaska. La red, inventada por el ejército de los Estados Unidos para transferencia e intercambio de información, (y que, supuestamente, nunca sería interceptada) se ha convertido en un verdadero boomerang y perfora el muro de secretos del Departamento de Defensa.

La parte impresa de la protesta comenzó cuando Dennis Specht, un activista antinuclear que entonces vivía en Alaska, envió una noticia a la revista australiana Nexus sobre el asunto de HAARP: Programa de Investigación de la Alta frecuencia de la Aurora [boreal] Activa [High frequency Active Auroral Research Program].

Entonces Nick Begich, un activista político e investigador científico que se hallaba en Anchorage, localidad  de esa península ártica, contactó vía internet con Patrick y Gael Crystal Flanagan, residentes en Sedona, Arizona, a quienes le pidieron buscaran en Nexus. Así lo hizo Begich, y de inmediato se dirigió a la biblioteca local, donde obtuvo documentos e información citados en el artículo.

Aquella investigación fructificó en un libro de 230 páginas titulado: Angels Don't Play this HAARP: Advances in Tesla Technology (Los Ángeles No Tocan esta HAARP [1]: Avances en la Tecnología de Tesla).

A pesar de nutrida investigación (350 notas a pie de página) el texto resultó una historia sobre gente normal que arrostró un desafío extraordinario.

HAARP hace hervir la parte alta de la atmósfera

HAARP golpea la atmósfera superior con un rayo electromagnético concentrado y orientable. Es un modelo avanzado de calentador ionosférico. (La ionosfera es la esfera cargada eléctricamente que rodea a la atmósfera superior de la Tierra, y se extiende entre aproximadamente desde 65 a 1.000 km por encima de la superficie del planteta.

Dicho de forma más sencilla el aparato de HAARP es una inversión del radiotelescopio; las antenas envían señales en vez de recibirlas. HAARP es el test manejado por una superpoderosa tecnología de ondas radiantes que incide en zonas de la ionosfera al enfocar un rayo y calentar esas zonas. Entonces las ondas electromagnéticas rebotan hacia la tierra y lo penetran todo: lo vivo y lo inerte.

La publicidad de HAARP da la impresión de que el Programa de Investigación de la Alta frecuencia de la Aurora [boreal] Activa es principalmente un proyecto académico con el objetivo de cambiar la ionosfera para mejorar las comunicaciones por nuestro propio bien.

Sin embargo, otros documentos militares de EE.UU. lo ponen más claramente: HAARP tiene como objetivo averiguar «cómo explotar la ionosfera para los propósitos del Departamento de Defensa». La comunicación con los submarinos es sólo uno de esos objetivos.

[1] N. del T.: Se juega en este título con la similitud entre las palabras «HAARP» y «arpa», que en inglés es «harp». El resultado sería sugerir en el título que «Los Ángeles No Tocan esta ARPA». Desde hace más de mil años, se ha creído, y se ha representado luego en cuadros desde la Edad Media, que en el cielo los ángeles tocan instrumentos musicales, entre los cuales los más emblemáticos han sido la trompeta, las maderas (flautas, oboes, etc.) y el arpa.