20100813143027-sshot-1.jpg

Los habitantes de la Tierra pudieron admirar la noche del jueves al viernes hasta 100 estrellas fugaces por hora, parte de la tradicional lluvia de estrellas de agosto conocida popularmente como Perseidas, informó la Organización Internacional de Meteoritos.

El tiempo caluroso, el cielo desnublado y la luna nueva facilitaron la observación de un impresionante espectáculo celestial que alcanzará su máximo la noche de hoy.

Para disfrutar del evento no se necesitan equipos ni instalaciones especiales y es mejor alejarse de las ciudades hacia lugares donde la iluminación artificial no dificulte la observación.

El evento se debe a los meteoritos partículas de tamaño entre un grano de arena y un guisante y representan la cola del cometa Swift-Tuttle, que orbita alrededor del Sol.

Las partículas entran en la atmósfera terrestre a una velocidad de más de 200 kilómetros por hora y una altura de 130 kilómetros y producen un destello que a veces dura unos segundos.

La intensidad de la lluvia es diferente cada año y depende de la densidad de partículas en el tramo de la cola que cruce la órbita de la Tierra.

Aunque el máximo de la densidad, hasta 200 partículas por hora, fue registrado en 2009, el año presente la lluvia podrá verse muy bien porque casi no habrá luna.

Además, este  año nuestro planeta está más próximo a la cola del cometa, así que según las estimaciones de especialistas, la densidad alcanzará de 60 a 100 meteoros por hora.

No obstante, en 2011 la lluvia no podrá observarse a causa del plenilunio.

(Fuente: RIA/Novosti)