20100810080338-tercera-guerra-mundial.jpg

Admitir la posibilidad de una Tercera Guerra Mundial (TGM) en estos tiempos de globalización y uniones continentales, resulta para algunos un despropósito alucinado, mientras otros ven el acontecimiento como cercano y posible. Ciencia y política aparte, no resultan pocos los creyentes en predicciones, visiones o mensajes que desde tiempos inmemorables han brindando cientos de profetas y visionarios sobre el tema.

Consideran como el tope para que la profecía de la TGM se cumpla en diciembre del 2012, «momento» que en la cultura Maya se describe como la renovación de la Tierra. Las constantes agresiones de la raza humana —decían— así como cambios climáticos y geológicos propios de la misma evolución de la Tierra provocarán lo que se conoce como el fin del tiempo viejo para dar paso a otro, lleno de posibilidades y novedades.

Este artículo —que me hace llegar un colega mexicano y en el que podrán creer o no— presenta una arista que no por falta de cientificidad carece de interés, ya que en este mundo patas arriba pueden suceder —de hecho están ocurriendo— situaciones jamás vistas ni padecidas.

Según el referido escrito, la primera clarinada de alerta ocurrió el 11 de septiembre del 2001, cuando las Torres Gemelas del World Trade Center fueron destruidas por la colisión de dos aviones comerciales, desastre que clasificó como uno de los peores ataques terroristas de la historia de la humanidad. (Yo tengo bastantes dudas al respecto)

Luego cita las guerras en Afganistán e Irak, «patrocinadas» por Estados Unidos, Gran Bretaña y sus aliados europeos, como el escenario perfecto para que los apocalípticos aseguren que el final está próximo. Ello —dice— «sumado a la obtención de armas de destrucción masiva en países como Irán o Corea del Norte, así como el asenso económico del régimen Chino, y los constantes desacuerdos entre Rusia y los Estados Unidos por las políticas internaciones y militares ponen a cualquiera, que ha seguido a pie juntillas las premoniciones, la carne de gallina.»

¿Pero cuáles son estas predicciones? ¿En qué coinciden y en qué se diferencian? Veamos:

Desde el apóstol Juan, al famoso Nostradamus —o los menos populares pero conocidos, como el francés, Mario Sábato— han pronosticado eventos y acciones que demostrarían la cercanía de una Tercera Guerra Mundial. Lo que sorprende de todas estas predicciones es que muchas coinciden, de alguna manera u otra, entre sí, dándole rasgos de veracidad a cada cual.

Armagedón, la batalla terrorífica

Ya en tiempos de los primeros cristianos, se hablaba de un posible Armagedón, batalla terrorífica que tendría lugar en el campo Har Meggido o Campo de Colinas, entre las fuerzas del bien y del mal. La batalla, según el apóstol Juan, terminaría con la derrota del demonio y el triunfo de Jesucristo, quien a partir de esa fecha gobernaría sobre la Tierra.

Muchos ven en esta bipolaridad, la lucha religiosa entre el islamismo y el judaísmo-cristiano, y la presencia del demonio o anticristo, en el próximo líder mundial (¿Obama?) quien bajo engaños llevará al mundo a una tercera (¿y última?) guerra global

Pero Juan no fue el único profeta «anunciador» de tan terrible guerra. El afamado médico y profeta francés, Michelle de Nostradamus, en varias de sus cuartetas también prevenía sobre tales eventos, indicando —si acaso cabe el término—, que la conflagración se produciría entre el Islam y el Occidente. En sus predicciones, Nostradamus señalaba a los islámicos como «bárbaros», árabes, libios, la Luna, ismaelitas, los de Oriente; o con nombres geográficos de países musulmanes como Persia (Irán), Babilonia (Irak), Egipto, Bizancio (Estambul y por extensión Turquía) o Carmania (Afganistán).

Nostradamus, Mario Sábato y Jeanne Dixon

«La Sinagoga estéril, sin frutos, Volverá a manos del infiel. Desde Babilonia será perseguida,Triste y desdichada, con las alas rotas.»

Los que se dedican a este tipo de interpretación refieren que esta cuarteta explica cómo el pueblo judío será atacado por Babilonia (Irak), e indican que la frase «alas rotas», probablemente se deba a que Israel perderá una lucha aérea.

En otras cuartetas Nostradamus anuncia una posible alianza entre EE.UU. y Rusia, para combatir a los enemigos del Oriente, al tiempo que vaticina el asesinato del Papa y la extinción del Vaticano, obligado a abandonar Roma, sucesos que encontramos en otras predicciones sobre el futuro de la religión católica.

Por su parte el nigromante francés, Mario Sábato, prevé también una Guerra que tendrá como protagonista a los Estados Unidos y a los países del Oriente. Concuerda con Nostradamus en que habrá una alianza entre Rusia, nación que apoyará a occidente para detener la mortandad de la guerra. Afirma que los hechos que darán pie a todo esto, serán las crisis políticas en Turquía, Pakistán y Corea. También señala que China invadirá Europa, y que Brasil será la cabeza de la América del Sur Unida, mientras que Centroamérica formará parte de Norteamérica.

Otros «iluminados» vaticinan también que la alianza de la TGM será entre los países de Estados Unidos (aliado con Rusia) contra China y sus «socios» islámicos. Por ejemplo, Jeanne Dixon, predijo que Estados Unidos y Rusia entrarían en guerra con China, diversos países africanos y del extremo Oriente, y que China haría uso de armas químicas para lograr la victoria. Jon, adivinador británico, habla de la participación de iguales actores, pero luego de que China invada Tailandia, Malasia, Indonesia, Nueva Guinea y Australia. Para Pendragon, otro de los países aliados a los Estados Unidos y Rusia, serán Japón e India.

También Irene Hughes predijo que EEUU, Rusia y China se involucrarán en una guerra cuando «una llama de tres brazos» alcance América, Rusia y la India. (¿Se incendiará el Golfo de México con tanto petróleo demarrado?)

Entre profecías y profecías, algunas ¿conclusiones?

1) El inicio de la TGM será antes del 2012. 2) Rusia se aliará con EE.UU. 3) La TGM será entre EE.UU. y China. 3) Se empleará armamento nuclear y bacteriológico en grado limitado. 4) Ciudades como Nueva York, Chicago y la costa occidental de los EEUU serán atacadas. 5) China dominará todo el Oriente y se entablarán importantes batallas en Oriente medio.6) Europa se verá afectada por la guerra. 7) Varias naciones se aliarán a Rusia y EEUU. 8) Alaska y Groenlandia se convertirán en bases estratégicas durante el conflicto. 9) China acabará perdiendo la guerra, pero sus rivales sufrirán grandes pérdidas.

Bueno, apocalípticas o no,  algunas de las predicciones no parecen muy descabellados. Las guerras impulsadas y los conflictos instigados por Estados Unidos, así como la cada vez mayor proliferación de armas nucleares masivas hacen previsible una posible hecatombe de las más terribles consecuencias.

Ojalá todos: profetas, adivinos, políticos y científicos, esté equivocados.