20100705001919-guerra-de-pinateros-mexico.gif

Desde hace varios meses, personajes como Buzz Lightyear, El Hombre Araña o Batman andan metidos en líos. Sus imágenes son utilizadas en la fabricación de piñatas, objetos artesanales hechos con papeles de colores y usadas en fiestas infantiles y religiosas. La policía ha confiscado toneladas por violar derechos de propiedad intelectual.

Por si fuera poco, junto con los asesinatos que cunden la ciudad, la llamada «guerra de las piñatas» no parece acabar. Dicen Los «piñateros» que mientras a los niños les gusten esos personajes seguirán reproduciéndolos para alegrar los festejos.

Las piñatas constituyen una tradición centenaria. «Si van a decomisarlas —dicen— también tendrían que hacerlo con las velitas de cumpleaños, las playeras (camisetas) o las alcancías (huchas)», argumentó a un reportero de BBC Mundo, Iván Camacho, comerciante del mercado de Tlalpan, al sur de Ciudad.

Pero el conflicto ya alcanzó escala internacional, pues recientemente la Oficina de Aduanas y Operación Fronteriza de Estados Unidos confiscó más de 1.000 piñatas en Laredo, Texas, porque estaban hechas con imágenes de personajes protegidos con marcas registradas. Lo mismo ocurrió en otras ciudades, como el Distrito Federal, Guadalajara y Morelia

«Los caricaturistas no pagan derechos por usar a la gente, nosotros también caricaturizamos a los personajes», opinó a la misma fuente Javier Flores, comerciante. Para estos artesanos buscavidas en medio del desempleo reinante, las piñatas —refiere—«no constituyen reproducciones exactas, sino simples parodias. Por lo tanto, no puede decirse que plagian las imágenes.»

Según las leyes de Propiedad Industrial y Federal de Derecho de Autor, la reproducción de imágenes registradas requiere el permiso del propietario de la marca. Así que, de acuerdo con lo legislado, los pobres piñateros pueden enfrentarse a 5 años de cárcel.

«Eso está mal, hacen las leyes sin consultar a la gente ni ver cómo le afecta. No está claro cómo vamos a hacerlas, pero además las piñatas son artesanías, no discos o películas pirata», argumenta Flores.

Y aunque representantes de empresas en México dueñas de algunos personajes han dicho a medios locales que no existe una denuncia legal por la fabricación de piñatas con sus personajes, prevalece el decomiso de mercancía, sobre todo a partir de una reciente enmienda legal autorizada por el Senado, que obliga a las autoridades a sancionar la fabricación de piratería sin necesidad de patentes.