Inglaterra superó por la mínima diferencia a Eslovenia y clasificó a los octavos de final como segundo, detrás de Estados Unidos. El gol de octavos de final lo consiguió Jermain Defoe, quien se adelantó a la defensa de Eslovenia para empalmar un centro enviado desde la banda derecha por James Milner. Los ingleses jugaron su mejor partido de la fase de grupos y fue muy superior a los eslovenos que con cuatro puntos quedaron fuera del Mundial. Los leones jugarán con el primero del Grupo D.