20100615161650-141170-gdjugadores-de-la-sdeleccion-brasilena-o.jpg

(Versión: Mercedes Rodríguez García)

Frente a Corea del Norte, hoy el seleccionado de Brasil inicia su competición en el Mundial de Fútbol Sudáfrica 2010, del que es uno de los grandes favoritos para obtener el título y convertirse en hexacampeón del mundo.
Con este primer partido, comienzan las pruebas para la decisión del técnico Dunga de armar para el Mundial un plantel de pocas estrellas y dejar afuera a astros como Ronaldinho, del Milan, y Adriano, recién fichado por la Roma.

Uno de los nueve «supervivientes» de la fracasada campaña de Alemania 2006, el volante Gilberto Silva, aseguró sin embargo que no hay razones para el escepticismo.

La preparación ha sido muy buena y no tengo dudas de que ya en el debut dejaremos en claro que el seleccionado va al Mundial a ganar, a convertirse de nuevo en campeones del mundo.

En los días previos al debut, Dunga puso cerrojo a los entrenamientos de su equipo. Realizó tres prácticas a puertas cerradas en cuatro días, en un aparente intento de sembrar dudas sobre el equipo titular y sobre las armas tácticas que utilizará ante los norcoreanos.

Pese al secreto, camarógrafos que obtuvieron imágenes de la última práctica de Brasil con teleobjetivos aseguraron que el regreso del arquero Julio César -considerado como uno de los mejores del mundo y ya recuperado de dolores en la espalda-, será el único cambio frente al equipo titular que goleó por 5-1 a Tanzania, en el último amistoso previo al Mundial.

La posibilidad de Brasil de avanzar lejos en Sudáfrica y sepultar los malos recuerdos de la fracasada campaña de Alemania 2006 depende principalmente del estado físico y técnico de la única «superestrella» del plantel, Kaká, ya recuperado de una lesión en el muslo izquierdo, aunque hace poco llegó a quejarse  de que sentía su juego algo «frenado».

Confío mucho en Kaká, así como todos sus compañeros. Lo veo bien  me asiste la certeza de que realizará un gran Mundial y ayudará a la selección verdiamarilla.

Un triunfo en el debut es importante para Brasil, ya que, al menos en teoría, Corea del Norte es su adversario más débil en el Grupo G, integrado además por la Costa de Marfil de Didier Drogba y por el Portugal de Cristiano Ronaldo.

Uno de los problemas que enfrentan los brasileños es el escaso conocimiento acerca del rival norcoreano, cuyo principal astro es el delantero Jong Tae-Se. Pero, nada: ganarán. El equipo tiene su filosofía
de juego similar a la de Alemania, "que es la mejor del mundo".

Muchos piensan que no pueden ganar, pero sus corazones valientes y y su gran espíritu les favorece. Los corazones valientes hacen milagros.